Mis amigas dicen que me gustan los viejitos o chavorucos, a mí me gusta llamarles: galletones, porque busco salir con hombres mayores que disfrutan de su edad; y es que sí, ahora que lo pienso no he podido salir con alguien de mi edad desde hace muchos años.

El cavoruco en sociedad
Estereotipo social del “Chavoruco” // cortesía de @AmorCuriOsear

 

Salir con chavorucos 10 o 20 años mayores

Tenía 18 años cuando conocí al primer chavoruco con el que salí, la situación fue muy fácil: 16 años de diferencia,  comenzamos a llevarnos muy bien, salíamos casi diario, hasta que un día me confesó lo mucho que me deseaba y yo como una recién llegada a la CDMX ,y que comenzaba a conocer el mundo fuera de casa de sus padres, accedí.

No fue fácil explicarle a mis amigas de ese entonces el hecho de que yo salía con alguien tan mayor, pero para mí era una aventura que me llenaba de adrenalina en cada encuentro. No había nada que me gustara más que estar con él, descubrir que había alguien con el que ñoñamenete podía hablar de política, de la situación del país, de fútbol americano, de cervezas o del mundo, sin sentir que eran pláticas banales y superficiales.

Me encanta esa sensación de estar con alguien que no me pide explicaciones o me arma un drama cada que se siente aburrido e inseguro; y el sexo…  bueno, hoy en día le sigo repitiendo a mis amigos que deben experimentar, no una, sino muchas veces, el estar con alguien mayor que ellos; y con mayor me refiero a mucho, mucho mayor.

Y es que lo digo con toda la seguridad del mundo, todos deben sentir lo que es desnudarse ante una persona que ve más allá del gordito del costado y que lo único que sabe es que te desea. Es casi como recrear esa canción de “40 y 20” …

#ForeverYoung (clic en el enlace para amenizar la lectura)

 

Seguro te buscan porque eres joven y les recuerdas sus años mozos

Por mucho tiempo creí que esta idea sobre los chavorucos podía ser cierta y yo sólo era el objeto que ayudaba a estos hombres a mantenerse “forever young”, hasta que hace un par de semanas no pude vivir más con la duda y le escribí a uno de mis “chavorucos de confianza” para hacerle tan preciada pregunta:

– ¿Por qué alguien de tu edad saldría con alguien de mi edad?

-Muy fácil, las mujeres de tu edad no tienen restricciones, el sexo es simple y grandioso, no están acomplejadas con sus cuerpos, y así podría darte una gran lista.

-¿Entonces por qué saldrías conmigo?

-Porque nunca has dejado que tu edad sea algo que importe, podría pensar que tienes 22 o que tienes 28, en realidad no importa. Saldría contigo porque me gusta desearte y pasar las noches bebiendo y hablando de cosas que importan.

Es realmente complicado lidiar contra esta idea y empeñarse en creer que están contigo porque ven algo en ti más allá de un buen coge.

¿Alguna vez has sentido esa sensación de que alguien te desea tanto que lo único que quieres es cogértelo para que tu ego llegue al tope? Bueno, esa es una de las tantas sensaciones por las que a mí me gusta salir con los “galletones”; puedo asegurar que no hay nada que valga más para una persona en sus 20s que sentirse segura de su propio cuerpo aún cuando este no sea parte del estandar permitido por la sociedad.

Aunque mis amigas me llamen gerontofílica, me he dado cuenta que o los años me han tratado mal o algo he de tener en la cara que la mayoría de las veces las personas no percatan la diferencia de años que tengo con mis parejas, es más, me han llegado a decir que soy mayor que ellos.

“¿Cómo puedes salir con un viejito?”

 

Memes sobre chavorucos
Memes sobre los chavorucos sobran… // Imagen de la web.

Hay que aceptar que además del lado serio y formal de salir con un galletón, también resulta algo bastante divertido, definitivamente no hay momento más gracioso que aquel en el que te preguntan cosas fuera de su generación como: ¿qué significa YOLO? o ¿qué es la friendzone?, y siempre resulta curioso las reacciones que pueden tener ante tus respuestas. Han sido tantas las diferencias del lenguaje que he encontrado entre ellos y yo que he llegado a pensar en crear una “Chavorucopedia” , la cual sería básicamente un diccionario millenial-chavoruco en el que se explique las diferencias entre algunos términos modernos y anteriores como: “vámonos de reven”, “el sabadaba”, “la neta del planeta” y otras frases que en sus tiempos de juventud eran realmente “cool”.

¿Es complicado presentar a tu galletón a la familia?Sí, mucho. Cuando mis papás conocieron a mi ex novio 14 años mayor que yo ( el único con el que he tenido una relación formal, y de casi dos años)  mi papá le preguntó a qué se dedicaba, y cuando él le respondió que estaba escribiendo la tesis de su doctorado, la cara de mi padre no tuvo precio al saber que no iba a encontrar un tema con el cual avergonzarlo. Ya sabes, tu papá tiene una licenciatura pero tu novio un doctorado.

 Siento que no me llena alguien de mi edad, no los entiendo, están muy pendejos…

Fue lo que me dijo una amiga con la que comparto mi gusto por los chavorucos Y no es que sean pendejos, es sólo esa sensación de que su manera de pensar y de sentir no se acopla con la nuestra.

Conclusión: pon un chavoruco en tu vida

Y podría parecer que mi preferencia por este “tipo de hombres”  es una necesidad económica, y es que a quién no le gusta que la inviten a comer, al cine, al café, pero para mí salir con alguien mayor significa que puedo sentirme económicamente independiente como para poder pagar mis invitaciones sin sentir que rompo con los estereotipos. Yo te dije que si íbamos al cine, pues yo pago.

No busco un chavoruco para salir a “reventarme” todos los viernes de fiesta, para eso seguro me buscaría a alguien de mi edad; cuando digo que me gusta salir con hombres mayores exactamente me refiero a eso, me gustan por su edad y por todo lo que han vivido.

También es un reto mental salir con alguien mayor, significa que estás con alguien que ya vivió muchas de las cosas que tú estás pasando y que ve las situaciones que te preocupan o te estresan con un sentido de calma que la mayoría de las ocasiones no puedes entender. Comprenden lo que estás viviendo pero sus planes y metas en la vida no son nada parecidos a los tuyos, y ahí es donde radica el reto, siempre busco ser la mejor versión de mí para poder traspasar la idea de que esos galletones están conmigo sólo porque les regreso un cachito de juventud, y pues hasta hoy, me ha funcionado.