No importa que sea San Valentín y anden romancenado. Lo amores pagan. El Congreso de Coahuila trae malas noticias para los ávidos de relaciones extramaritales, pero muy buenas para sus amantes. Ahoradespués del romance, los aventureros deberán responder a las abandonadas con las recién bautizadas pensiones para amantes, que exhortan a mantener y proveer alimento a la “casa chica”. Todo esto en caso de quedar desprotegidas y comprobar dependencia económica. ¡Enhorabuena para ellas!

 

 

En definitiva se podrá seguir gozando de la infidelidad sin mayor problema, pero al culminar la aventura habrá que soltar una lana.

 

Condiciones; los amantes pagan

 

La pensión alimenticia, establecida en el artículo 284 de la Ley de la Familia, sólo se hará efectiva bajo condiciones específicas. Por ejemplo, sólo los capacitados para sostener relaciones afectivas podrán hacer uso de ella:

 

 “El derecho a tal pensión sólo será siempre y cuando la relación de pareja esté fundada en la afectividad, el consentimiento y la solidaridad aceptadas. Además, se deberá demostrar que existió una relación más o menos estable.”

 

Se entiende, entonces, que si no hubo afecto y solidez en las muestras de cariño,  la dueña de la “otra casa”, deberá alimentarse exclusivamente a base de Maruchan. Otra duda que inevitablemente surge: ¿quién define los parámetros de la “afectividad”?

 

Cotizando las casas chicas

 

Ahora, si también eres ingrato, tampoco podrás echar mano de la nueva ley:

 

“Al cesar la relación a que se refiere este artículo y alguno de sus integrantes carece de ingresos o bienes que produzcan frutos suficientes para su sostenimiento, tiene derecho a una pensión alimenticia por un tiempo igual al que haya durado aquella relación. No podrá reclamar alimentos quien haya demostrado ingratitud.”

 

Polémica inevitable

 

La resolución no tardó en causar polémica entre  la ciudadanía conservadora, que de por sí ya calificaban a las infidelidades como algo inaceptable dentro de la sociedad. Ahora tendrán que aceptar el hecho de que el adulterio tiene un apartado en una ley familiar.

 Personajes como Claudia Nevárez, presidenta de la asociación Sociedad Educativa de Refuerzo a la Familia y Valores, quien se ha encargado de mostrar una postura discriminadora, criticando y restando mérito a la legalización del matrimonio entre las personas del mismo sexo, a la adopción homoparental y ahora al reconocimiento de las relaciones extramaritales. Es evidente que ya resintió tal atrocidad:

 

“Son los pasos para la destrucción del núcleo de la sociedad que es: La Familia.”

 

Cada quien sus núcleos, ¿no?.

 

Más críticas desde la doble moral

 

A la lista se suma el chinampero Agustín Arellano Saucedo, presidente del Consejo Lagunero de la Iniciativa Privada (CLIP), quien teme con toda su alma que Coahuila se convierta en el “hazmerreír” de todos. Incluso, siente un gran pesar por todos los chistes que ha generado la noticia y también se atrevió a apurar a los diputados locales a que se pongan “verdaderamente” a trabajar. Claro, como él es empresario sí trabaja y aunque no se trate de “estar defendiéndonos siempre”, los diputados tienen la obligación de ejecutar buenas leyes.

 

 Entonces ¿ni los empresarios ni los diputados pueden tener affairs?

¿Retroceso o reparación?

 

Lo que les cuesta aceptar a todos los sectores que se manifiestan en contra es que Coahuila abre un debate en todo el territorio nacional para lo que podría ser una mayor apertura en la legalización familiar, respetando los derechos sexuales y afectivos de la ciudadanía pero adjudicándoles obligaciones para que lo hagan de una manera responsable.

Recordemos que en países de Medio Oriente la infidelidad está castigada fuertemente: las mujeres son humilladas públicamente y lapidadas a ojos de la comunidad. No estamos en uno de esos países y por eso deberíamos aprovechar la apertura que los Congresos están teniendo. Que cada quien se involucre con quien desee mientras le dé para sus tortas.

 Y recordemos que:

 

sólo los amantes sobreviven, película, Jim Jarmusch
Un clásico de Jim Jarmusch / Imagen: captura de pantalla

 

Un poco más de contexto

 

En este video se puede conocer la explicación oficial de la ley de pensiones para amantes: