Sol salió de su casa a las 6 en punto de la mañana, dejaba a sus hijos en la escuela y se despedía de una manera inusual, su marido ni siquiera la había visto, pues él sale una hora antes a trabajar. Como acostumbraba siempre, se subió a la línea 1 del ‘santuario del suicidio’ (Metro de la Ciudad de México), en la estación ‘Boulevard Puerto Aéreo’, “estuve a punto de aventarme” platica, “pero recordé a mis hijos y el daño que les causaría”. Resulta que Soledad, una ciudadana común y corriente, con un trabajo estable y una familia feliz, tiene quistes en la matriz, y su doctor le dijo que estaba en riesgo de morir si no se trataba, entonces cuando intentó quitarse la vida, se arrepintió y salvó su vida y quizás la de sus hijos.

Y es que en México la tasa de suicidios va en aumento, según Ricardo Monreal Ávila, delegado de Cuauhtémoc en su informe “PUNTO DE ACUERDO SOBRE LA TASA DE SUICIDIOS EN EL SISTEMA DE TRANSPORTE COLECTIVO METRO DEL DISTRITO FEDERAL, dice que en promedio desde 2010, cada 12 días existía un suceso de esta índole, y que cada año va aumentando, por ejemplo, en 2011 era cada 10 días y así sucesivamente.

Santuario del suicidio
Hay un plan bien elaborado para cuando sucede un percance de este tipo

El director del Sistema de Transporte Colectivo Metro, Jorge Gaviño, asegura que el metro es uno de los transportes colectivos más seguros del mundo, pero dice que el problema que más afecta a este medio de transporte es que algunos usuarios se lanzan a las vías, ya sea cuando el Metro está funcionando o no. “Después de 10 años más o menos, de análisis de este problema, hemos encontrado que hay una cifra mensual de entre 3.5 a 4.5 suicidios en esa cantidad de tiempo”.

El licenciado tiene unos datos del porque la gente, es decir el usuario acude a esta forma de terminar con su vida, sin embargo no fue capaz de proporcionar nada verídico, en cuanto a estos sucesos, por eso acudí con el psicólogo Héctor Rodríguez egresado de la Facultad de Psicología de la UNAM, “los jóvenes siguen este fenómeno por imitación y no tienden a arrepentirse antes de hacerlo, y en los adultos es distinto, pues aquí conmigo han venido muchos arrepentidos, y las principales razones por lo que pasa esto son por rupturas amorosas, problemas económicos pero la que más auge tiene recientemente es sorprendente, pero es por infidelidades, sí podría escucharse igual a la ruptura pero esta es un choque con la pareja, mientras que en la otra hay casos que encuentran a su cónyuge o pareja con otro”.

Santuario del suicidio

Desde la década de los 60, donde se inauguró el Metro en el entonces Distrito Federal este problema ha mermado a la población, pero en la actualidad es donde se ve con mayor frecuencia, de hecho, los últimos años los suicidios en general tienen una cifra de escándalo pues hasta marzo de este año eran 17 las muertes por este suceso.

Pero contrario a lo que se piensa, el Sistema de Transporte Colectivo sí implementa medidas, de hecho, Gaviño advierte que hay un programa para evitar este mal llamado “Salvemos Vidas”, pero al ser el metro una empresa independiente, no cuenta con la ayuda suficiente para sustentarlo, en entrevista para Excélsior, el director del STC aseguró que “el programa lo instrumentamos solamente no sólo para salvar una vida, llevamos más de 30 personas salvadas, es muy importante; sin embargo, en el mes de enero hemos tenido un repunte conforme al año pasado, no así con los otros años porque veamos qué el año pasado fue un buen año”.

Santuario del suicidio
Vía Giphy.com

Otro caso para contextualizar más este problema es el de Jorge Ayileke, un estudiante de derecho en la UAM Azcapotzalco, de padre nigeriano, que no veía desde los 5 años y una madre soltera que lo mantenía, Jorge tuvo una ruptura con su novia, y no soportó tal, cuenta su madre que en noviembre de 2016 su hijo casi no salía de su cuarto, ella se iba a trabajar y regresaba y él seguía ahí.

“Pues regresé normal, como siempre, ya no me quería ni ir a la escuela, sí me preocupé, pero entendí por lo que pasaba y lo dejé, sin embargo, como a las 9 siempre bajaba por una manzana o algo de fruta, pero casi daban las 10 entonces subí y su cuarto estaba entre abierto”, confesó la mujer mientras sus ojos se llenaban de lágrimas, “me di cuenta que no estaba y enseguida le marqué a sus amigos más cercanos y sus primos con los que jugaba fut, pero nadie me dio razón de él”.

La mujer, cuyo nombre no quiso dar, se sinceró y dijo, “quisiera haberle podido dedicar más tiempo, pero ya es tarde. Por las 11 de la noche sonó el teléfono y me dieron la noticia, mi hijo se aventó al metro”, lloró aún más y me pidió no continuar.

Es cierto que nadie obligó a Jorge a hacerlo, pero es un tema más de fondo, la proporción de información que se da en las escuelas abarca la sexualidad y la reanimación, pero no se enfoca para nada en enseñar a saber manejar las emociones de los seres humanos, por eso según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en este país se cometieron seis mil 337 suicidios en 2014 y un 9% es la problemática que planteamos.

Pero ¿qué piensan las personas que se encargan de limpiar los restos? Erwin Rodríguez Rosas, que asegura que limpiar lo que queda de tan atroz acto, fue traumatizante en un principio, pero con el tiempo se acostumbró.

No es novedad que cuando pasa algo como esto, el transporte se vuelve un caos, pues la mayoría de las personas quieren o tienen la necesidad de llegar a sus destinos, por eso el trabajo de Erwin se magnifica, “nosotros nos encargamos de limpiar en general, la basura, el agua cuando llueve, pero, claro que dentro de eso está limpiar lo que queda cuanto se avientan. No me encargo de levantar los cuerpos, eso lo hacen las autoridades y se tardan entre 5 y 10 minutos, mis compañeros o yo sólo limpiamos el ‘mole’ para que el Metro pueda seguir funcionando”.

Santuario del suicidio
Algunos aspectos a considerar

¿Y qué piensas cuando te toca limpiar o incluso cuando ves el suicidio?

“Pues lo primero que piensa uno es ‘que pendejo’, pues ante eso que más dices, no hay palabras, si es difícil, de hecho, la primera vez que me tocó no pude dormir, tuve pesadillas y mi mujer se asustó mucho, pero ya que pasa el tiempo te acostumbras, claro que no es fácil, ¿a quién le va gustar ver a alguien matarse?”.

“Sí has programas para evítalo, pero uno no sabe cuándo va a pasar, la mente de uno es muy distinta a las demás. Siempre he creído que todo lleva a algo y seguro lo que vivieron los llevó a eso”

Sin embargo, este acto no siempre culmina con la muerte, por la rapidez del conductor o por la mala puntería del usuario, se puede salvar una vida, pero tiene consecuencias.

“Piensan que el suicidio en el metro es muy rápido y no duele, y esto muchas veces es muy equivocado, porque hemos recatado personas con vida y pasan horas de agonía terrible; Sí hemos estado a la baja, en 2011 tuvimos 41 suicidios, en 2012, 34, en 2013, 44, en los siguientes años 36, 28 y el año pasado fueron 24 solamente, por supuesto que no me enorgullece, lo ideal sería que no hubiera ninguno, pero para eso trabajamos”, dice Jorge Gaviño.

En cuanto a “Salvemos vidas”, el programa que se implementó el año pasado, el director del Metro confía en que sea servible, “vamos a estar ofertando bolsas de empleo, daremos seguro de desempleo, y más seguridad en las estaciones donde hemos detectado este tipo de problemas”.

Con respecto a esto, según el Inegi, las estaciones con mayor número de casos son Chabacano, Copilco, Insurgentes, Zócalo y Balderas, todas ellas líneas altamente concurridas, por lo que la afectación a la población en general es evidente.

“Con un teléfono especial a través de Locatel, que nos están ayudando, y ellos tendrán expertos y psicólogos detrás del teléfono por si alguien llama y exprese problemas, sea atendido por ellos, así trabajamos en conjunto y evitamos las desgracias”.

¿QUÉ PROBLEMAS GENERA A CORTO PLAZO?

Juan Carlos Fuentes, esposo de Sol, cuenta que el golpe de los quistes fue algo muy duro para toda la familia, sin embargo, el enterarse de lo que había querido hacer su esposa todos sus cercanos se alejaron más de ella, “me tuve que separar de ella, pues parece que está mal de la cabeza, entiendo su dolor, pero no son formas de actuar”, dijo.

“Era muy querida aquí, pero algo se rompió, no espero que me entiendan, incluso sé que me juzgarán a la inversa, pero si algún día les sucede y espero que no me entenderán”.

En cuanto a la madre de Jorge Ayileke era obvio que tendría consecuencias pues su hijo, sin más, se esfumó para siempre.

“No es culpa totalmente mía, ni de él, es todo, el entorno donde se desarrolló, la mala educación que recibió desde casa y en la escuela, en fin, me gustaría saber que implementarán las autoridades para arreglar esto, sin duda en la escuela deberían enseñarles a los jóvenes”.

Ante esto, el 26 de junio del 2014, el Gobierno del Distrito Federal presentó un Plan Estratégico para la Prevención del Suicidio y consiste en marcar a un número de ayuda para recibir apoyo psicológico, pero nada tan a fondo para solucionar el problema.

Sin embargo, no sólo sufren problemas los que recurren al acto, ¿qué pasa con el usuario que es víctima presencial de la situación?, si ellos sólo esperan ir a la escuela o al trabajo para realizar sus actividades.

LAS INSTITUCIONES TOMAN MEDIDAS SOBRE EL SANTUARIO DEL SUICIDIO

Según datos en la página oficial del Sistema de Transporte Colectivo Metro, cinco millones de personas se transportan a diario por las 195 estaciones que por cierto son funcionales, dividido en 21 líneas, de estas la que más recorrido tiene es la 3, que va de Indios Verdes a Universidad, y hay tres tipos de suicidios en dicho medio de trasporte, divididos fraccionariamente, y son el inicio de la estación, la parte media de la estación y el final.

Santuario del suicidio
Las estaciones donde más suicidios se registran

Cuando una persona se lanza desde el final de la estación tiene menos riesgo de morir, porque el conductor podría bajar la velocidad, pero el otro factor para perder la vida es el alto voltaje con que está cargado el riel.

En la parte media, el usuario sí podría morir, y las escasas posibilidades de que este sobreviva tendría graves consecuencias, ya que podría quedar con lesiones fuertes y quizás sin la movilidad de sus miembros.

Mientras que al lanzarse del inicio del riel es claro que fallecerá, pues si no muere por la carga eléctrica, lo hará por el fuerte golpe que esto conllevaría con el tren.

La línea verde del Metro, cuenta con 45 trenes, dichos transportes abastecen en promedio 21.428 km entre la hora en la que más gente hay, de 6:00 am a 10:00 am.

Y ocupando esta línea, si hay un suicidio el retraso con relación al tiempo general es de 5.25 horas, sin contar el tiempo de los rescatistas y los limpiadores.

COLECTIVIDAD DE LAS AUTORIDADES

Las cifras son alarmantes, pero el Gobierno del Distrito Federal o Ciudad de México, y el Sistema de Transporte Colectivo Metro están trabajando en conjunto para sobrellevar estos acontecimientos, sin embargo, esto no les regresa a las familias a sus seres queridos o no reestablece la relación entre ellos.

Y lo que podría mermar el problema en la actualidad, es el nuevo plan de estudios que implementó las Secretaría de Educación Pública, pues por medio de la educación interactiva con la que en teoría se enseñará a los niños, en un futuro podríamos ver platicas no sólo sexuales, si no de aprender a lidiar con problemas y afrontar la vida para crear una mejor sociedad.

“La idea es erradicar este mal, y esperamos que la sociedad entienda que nuestra idea es ayudarlos y que se dejen ayudar, a pesar de que no somos una institución del Gobierno, en temas de esta índole, donde está en riesgo la integridad humana hay que unirse, no hay más”, finalizó Jorge Gaviño.