Si eres de las personas que no se asustan con facilidad o que les gusta sentir la adrenalina al encontrar algo inusual, ¡pues debes de ir a conocer estos 5 lugares embrujados en la CDMX que EL MEXIQUEÑO trae para ti!

Casa embrujada en la Ciudad de México, Colonia Roma, considerada uno de los lugares mágicos de la CDMX
Ubicada en la colonia Roma, cuenta la historia de unas curanderas de la época Porfiriana

1.- Casa de las Brujas

Bárbara Guerrero, mejor conocida como Pachita, fue la curandera más famosa del país. Se dice que en esta casa llevó a cabo diversas prácticas, abarcando desde remedios con hierbas, hasta operaciones sin anestesia.

Libro sobre Pachita, la famosa chamana de la CDMX
Si quieren saber más sobre el mundo de Pachita y las chamanas de México, dale click a la imagen.

Los gritos de sus pacientes resaltaban entre la penumbra que evitaba daños solares a los órganos “buenos” para las cirugías.

Con el tiempo se convirtió en una construcción icónica de la Ciudad, sembrando la duda del terror en los asistentes de la Plaza Río de Janeiro.

Limpia de Pachita
Limpia de Pachita

2.- Casa de la Tía Toña

Entre los brazos de la tercera sección del Bosque de Chapultepec se encuentra una mansión, digna representante de la zona por su tamaño. Se dice que para llegar al lugar hay que sobrevivir a caminos olvidados por el bullicio de la ciudad, en donde ir solo no es una opción, pues han sido escenario de diversos crímenes.

Cuenta la leyenda que una mujer adinerada, de nombre Antonia, poseía una gran fortuna que utilizaba para albergar a niños de la calle. Un día la locura invadió su mente y terminó con la vida de los pequeños que habitaban la casa.

Se dice que “habita” el espectro de una mujer que ataca a los curiosos que se acercan.

3.- La Isla de las Muñecas

Entre las aguas de los canales de Xochimilco hay una isla macabra donde decenas de muñecas viejas parecen querer atrapar a los desprevenidos.

Se trata del hogar de Don Julián Santana Barrera, un hombre que por más de 25 años coleccionó los juguetes y los colgó de los árboles de su casa. Según se dice, un día Don Julián se encontró el cadáver de una niña que se había ahogado al enredarse con los lirios de los canales. Desde entonces, el hombre aseveró que el espíritu de la pequeña lo atormentaba con lamentos y gritos por las noches.

Don Julián decidió decorar entonces su chinampa con muñecas de toda clase para proteger su hogar. El hombre solía decir que el espíritu del lago quería llevárselo y en 2001, mientras pescaba con un sobrino, el hombre sufrió un infarto y cayó a las aguas. Tal vez la niña fantasmal habría logrado su cometido.

Un recorrido en una trajinera te llevara a este pequeño lugar embrujado
Isla de las Muñecas (2015)

4.- El callejón del Aguacate

La leyenda del Callejón del Aguacate, se remonta a la época de Lázaro Cárdenas en la que se cuenta que un militar frío y solitario que vivía sobre el callejón, daba la vuelta por este lugar percatándose de la presencia de un niño que anhelaba jugar con él porque le atraía su uniforme.

El militar se molestaba por esto y un día ante la insistencia del niño, lo golpeó brutalmente llevándolo hasta el árbol que se encuentra en una esquina atrás de la virgen y lo ahorcó en el árbol. Un monje que vivía en un Claustro en el callejón, fue testigo del hecho desde su ventana.

Actualmente se dice que se oyen los gemidos y la presencia del niño y su rostro se dibuja en el tronco del árbol.

Callejón del Aguacate

5.- La casa negra

Como la mayoría de los lugares embrujados, esta casa porfiriana se encuentra en la colonia Roma, y es famosa por estar embrujada.

Muchas casas en la Roma han sido restauradas para ser restaurantes y bares. Pero esta casa no ha podido serlo, ya que se dice que fenómenos paranormales abundan en esta.

Las historias cuentan que después de las 10 de la noche se escuchan gritos y lamentos.

Álvaro Obregón 119
Álvaro Obregón 119

Aventúrate en estos sitios que EL MEXIQUEÑO trae para ti. Hazlo de noche, todos cerca de las 10 de la noche y deja que mientras caiga la Luna te sorprendas con cada cosa que escuches.