Linfoma bucal en perros, ¿es un tumor?, ¿o solo un absceso?. Cuando tienes una mascota en específico un perro en lo último que piensas es que le va a dar cáncer. Todo puede comenzar con un olor bucal fuera de lo común y presentando pequeñas bolitas cercanas a las muelas del canino, si lo identificas tienes que llevar a tu mascota al médico ya que ese tumor puede ser un linfoma bucal en perros cancerígeno.

¿Pero qué es el linfoma bucal en perros?

Los linfomas bucales en perros son una proliferación de células malignas en el sistema inmunológico que generan cáncer y se pueden presentar en los caninos ya sea de forma cutánea, renal, sistema nervioso y ocular, sin embargo se expande rápidamente y se llega a alojar en tejidos no linfoides como bazo, hígado y médula ósea.

Síntomas del linfoma bucal en perros

Normalmente los perros son muy expresivos y si algo anda mal y le das un cuidado cercano a tu mascota tú te darás cuenta inmediatamente ya que presenta:

  • Pérdida de apetito
  • Calenturas (nariz caliente y hasta reseca)
  • Salivación excesiva
  • Baja de estado anímico
  • Debilidad

¿Cómo sé que el linfoma bucal en perros es cancerígeno o sólo necesita una profilaxis?

Lo primero que debes hacer es acudir al veterinario para que, después de un examen, determine si el absceso es por alguna lesión que tu mascota tuvo al momento de tomar alimento o si se tiene que mandar a hacer estudios. Normalmente, por el aliento pensamos que con una profilaxis todo quedará listo pero esta practica necesita de anestesia y es importante que a tu mascota le realicen un hemograma y un perfil bioquímico para que el veterinario sepa que todo está bajo control y que puede llevar acabo la profilaxis de lo contrario tu mascota corre el riesgo de quedar en la plancha por cualquier cuestión de una mala dosis aplicada de anestesia.

En el hemograma que realiza el veterinario se verá reflejado el problema, el resultado inicial puede revelar anemia, niveles bajos de linfocitos (muy por debajo de lo normal) y, por lo tanto, un número alto de glóbulos blancos llamados neutrófilos, el número de plaquetas bajas y lo que normalmente da señales evidentes que es cáncer son niveles anormales de enzimas hepáticas y de calcio.

Una vez detectado el linfoma bucal en perros, el veterinario tiene que explicarte el siguiente paso que consiste en diversas pruebas en donde con el cuidado necesario las tiene que comenzar a llevar acabo por que en alguna implica anestesia:

  • Rayos x de la zona en donde se aloja el tumor para determinar tamaño y ubicación exacta.
  • Ultrasonidos
  • Tomografías
  • Biopsia (para determinar si el absceso es maligno o benigno, esto se envía al patólogo para que pueda determinar la extensión de la enfermedad).
    Linfoma bucal en perros

    Linfoma bucal en perro / Imagen cortesía de Claudia López

Una vez tengas el diagnostico de cáncer, ¿qué sigue?

La noticia es que el mal no tiene cura. Sin embargo, el veterinario te podrá dar opciones de acuerdo al avance del cáncer ya sea que te envíe con un oncólogo veterinario para que pueda enviarle a tu mascota un tratamiento adecuado que asegure su calidad de vida y él a su vez te pueda recomendar una quimioterapia a la cual ¡ojo! no todos los pacientes son candidatos. El asunto depende de varios factores: si el tumor no esta alojado en una zona que la operación se le complique a tu mascota.

Por ejemplo si el tumor esta en el paladar y es pequeño se puede extirpar pero si está en esta zona y comenzó a expandirse puede que comience a involucrar estructura ósea y otros órganos como el ojo, por lo tanto en este caso es imposible poderlo extraer y esto obviamente le recorta la vida a tu mascota.

Para más conocer más sobre el tema oncológico veterinario puedes visitar el sitio veterinariatao.com

Si el diagnóstico de tu mascota fue tumor inoperable (metástasis) no descartes la opción de medicarlo con medicina oncológica ya que un perro con linfoma sin medicamento puede tener una vida de aproximadamente 6 meses después del diagnóstico de cáncer.

Si tu perro tiene opción a quimioterapia debes de tener mucho cuidado ya que, como en el tratamiento con los humanos, es muy peligroso la manipulación de los medicamentos, es necesario que tengas la orientación de un veterinario oncológico para saber cómo lo debes administrar y manipular.

Es muy importante que conozcas los efectos secundarios ya que la administración de los medicamentos deben de ser por fases, si tu mascota pasa favorablemente la primera fase puede continuar con el medicamento, de lo contrario es necesario que en el momento que veas una reacción negativa en las primeras tomas lo notifiques a tu veterinario.

¿Cómo identifico una reacción negativa al tratamiento?

El tratamiento para el linfoma bucal en perros suele ser menos agresivo que el tratamiento con los humanos pero los efectos que pueden presentarse suelen ser:

  • Nauseas
  • Vómitos
  • Diarreas
  • Baja de defensas (importante que tu veterinario lleve acabo análisis sanguíenos recurrentes para determinar el estado de tu mascota para evitar infecciones que lo puedan llevar a la muerte)

Si presenta algunos de estos síntomas es importante que los notifiques a tu veterinario ya que puede ser que tu mascota no esté aceptando correctamente el tratamiento.

 Más información sobre quimioterapia veterinaria visita www.consumer.es  Para conocer un poco más sobre el tratamiento del linfoma bucal en perros y la quimioterapia te dejamos este video.

Tratamiento para el linfoma bucal en perros

Los oncólogos determinan qué tratamiento o medicamento de acuerdo al linfoma que presente tu mascota necesita, cuando es inoperable lo más común es que te puedan recomendar:

  • Previcox
  • Amoxiclav
  • Leukeran
  • Medicamentos para proteger su estómago

Pero cuidado, no todos los tratamientos son iguales y siempre es importante que el oncólogo o veterinario conozca los detalles claros para determinar las dosis como:

  • Peso
  • Tamaño y raza de tu mascota
  • Tipo de linfoma
  • Historial médico antes de la detección del linfoma

¿Cómo me doy cuenta que mi mascota está a punto de partir?

Es evidente el momento en donde el tiempo se ha terminado, y la forma en la que te darás cuenta será:

 El tiempo de vida de cada mascota varía de acuerdo a tres factores:

  • Tipo de linfoma
  • Tamaño
  • Cuidado

Si la mascota fue candidata a tratamiento, eso no te quita la responsabilidad de seguir los cuidados así como de la administración de medicamentos al pie de la letra es del dueño del perro. La constancia, el cuidado, la observación y el cariño que se le dé a la mascota será un gran aliciente para que su calidad de vida sea un poco más prolongada.

Es importante mencionar que los tratamientos contra el linfoma bucal en perros son caros y es necesario que cuentes con un oncólogo que te acompañe y oriente durante el proceso, una opción accesible es el Hospital veterinario para razas pequeñas de la UNAM, cuenta con un gran número de especialistas que de orientará desde el momento de tu llegada al hospital hasta que el diagnóstico sea dado, así como las recomendaciones y seguimiento de cada caso perruno, atienden urgencias así como de lunes a sábado, recomendable asistir con cita.

No por que tu mascota tenga cáncer deje de ser importante: al adoptar a una mascota debes saber que está en tus manos una vida la cual está depositando toda su confianza en ti, si al ver todos los factores de responsabilidad que lleva el tener una mascota (vacunas, desparasitasiones, alimentación con calidad, revisiones periódicas con el veterinario), si comienzas a dudar es mejor que no adoptes ya que no es un juguete, es una vida y que tal cual como tu la ames te amará.

Dedicado a mi pequeño guerrero Archi.

Por salvar, adoptar y ayudar a dar calidad de vida a perros con cáncer.