Fue Leonardo DiCaprio al final.Y su anhelada estatuilla de mejor actor gustó tanto a sus fans que todos los medios señalaron el inusual fenómeno de una pequeña celebración colectiva en el Ángel de la Independencia, corazón medular de la Ciudad de México. En todo caso, aquellos que vieron The Revenant: El Renacido, estrenada en enero de este año, pueden sentirse felices. Se cumplió la promesa que la última nominación de Leonardo DiCaprio al Oscar iba a ser la buena.

Siendo honestos, mucha gente esperaba observar una exagerada actuación que partiera el corazón del espectador en mil pedazos y que nos dejara atrapados en una espiral de lloro incontrolable pero resulta que Leo nos atrapó por su habilidad de expresar dolor físico de una manera real, cruda e íntima.

Leonardo DiCaprio en una escena de El Renacido, por la cual mereció un Óscar a mejor actor en 2016

Leonardo DiCaprio en El renacido / Imagen: captura de pantalla

DiCaprio nos hizo sentir la impotencia de perder a un ser querido y verse incapaz de hacer algo al respecto, el dolor de no poder respirar y la casi nula posibilidad de conseguir venganza por el simple hecho que las fuerzas no alcanzan ni para caminar. Todo esto concentrado en El renacido, este largometraje de 2 horas y 36 minutos, que en la experiencia de un servidor, se pueden volver eternos por la insoportable carga de frustración que arrastran sus escenas.

Por esta razón, el actor de 41 años  fue distinguido el domingo 28 de febrero del 2016 con la estatuilla dorada más importante del gremio. Su impresionante tour de force le valió el premio que anheló por años.

El duro ascenso de Leonardo DiCaprio

Pero como muchos saben, ser Leonardo DiCaprio en el mundo del cine nunca fue cosa fácil, a pesar de haber tenido una larga carrera y haber retratado a personajes tan complejos como Howard Hughes (The Aviator) y Jordan Belfort (The Wolf of Wallstreet).

De regreso a 1994, DiCaprio, el niño bonito de Hollywood, recibió su primera nominación a mejor actor de reparto por What’s Eating Gilbert Grape, donde personificó a Arnie Grape, hermano de Johnny Depp, cuyo leve retraso mental se ganó el corazón de los espectadores con su ternura y capacidad de asombro.

Leonardo DiCaprio y Johnny Deep en Quien ama a Gilbert Grap?

Un joven Leonardo DiCaprio al lado del ascendente Johnny Deep / Imagen: cortesía de fanpop.com

En este extraño caso, la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, fascinada con minorías, diferencias y discapacidades, escogió a Tommy Lee Jones por The Fugitive quien representaba a un policía con una única obsesión: encontrar el paradero de  Harrison Ford durante toda la película.

Es muy probable que la razón por la cual no recibió el Oscar en aquella ocasión se debiera a que fue uno de sus primeros proyectos y, en realidad, su debut en películas de culto. Cabe mencionar que su proyecto anterior había sido un papel pequeño en la tercera parte de Critters así que no era un actor en el radar público.

Aún así el papel de Arnie Gilbert le dio a Leonardo DiCaprio el impulso que necesitaba para ser notado por los directores de películas como Total Eclipse y Romeo + Juliet, en donde empezó a tomar mayor protagonismo y lo que le dio el papel por el que todo mundo lo recuerda.

En 1997, el actor estaba por cumplir 23  años y James Cameron tenía en mente llevar a la pantalla grande una superproducción donde una pareja de enamorados (al mismo estilo de Romeo y Julieta)  se hallara en medio de uno de los desastres más grandes del siglo XX. Titanic obtuvo la notoriedad que Cameron anhelaba, el casting era supremo y contaba con apariciones de talla internacional.

Kate Winslet fue la coprotagonista y todos la recordamos por su excelente representación de Rose DeWitt (o Rose Dawson). Además. consiguió su nominación a mejor actriz y formó parte de las 14 estatuillas que obtuvo esta película, lo cual la colocó como una de las tres películas más premiadas de todos los tiempos. Desgraciadamente, entre de todas las categorías de esta obra maestra de James Cameron, la de mejor actor quedó fuera y entonces se empezó a escuchar el incierto rumor del odio de La Academia a DiCaprio.

El Óscar que se tardó o la odisea de DiCaprio

Los años fueron pasando y una espectacular lista de películas comerciales confirmó su papel de estrella mundial. Desde The Man in the Iron Mask o The Beach, pasando por la destacable Gangs Of New York de Martin Scorsese y Catch Me If You Can de Steven Spielberg. Filmes que obtuvieron una buena recepción tanto de la Academia como del público en general y en las cuales las actuaciones del histrión fueron excepcionales y pulcras.

Llegó 2004 y, de nueva cuenta,  Scorsese trabaja con Leonardo DiCaprio para retratar a uno de los hombres más escandalosos de los años treintas, el magnate Howard Hughes, a quien se le conoció por ser un gran director de cine, un visionario de los negocios y por su trastorno obsesivo compulsivo que  el actor interpretó de manera impecable.

The Aviator ganó cinco estatuillas de los Óscares 2015, entre las que destacan mejor actriz de reparto (Cate Blanchett) y mejor fotografía (Robert Richardson). Aquel año llegó la segunda nominación de La Academia a DiCaprio como mejor actor pero le fue arrebatada por Clint Eastwood por su participación en Million Dollar Baby.

En 2006 y bajo el lente de Edward Zwick (The Last Samurai, Love & Other Drugs), DiCaprio participa en Blood Diamond, papel para el cual salió de su zona de confort por primera vez, pasando de ser un niño bonito a un full badass. En esa ocasión, la película también obtuvo una serie de críticas cruzadas acerca de su posición política y finalmente el actor fue nominado de nueva cuenta a mejor actor en un papel protagónico, el cual se llevó Forest Whitaker por The Last King Of Scotland. Curiosamente, el año 2007  The Departed, dirigida por Scorsese, y en la cual también participó DiCaprio, se llevó 4 estatuillas incluida la de Mejor Película.

Justo el año antepasado, y casi siete años después de su última nominación, DiCaprio acierta con The Wolf of Wallstreet que recibió 5 nominaciones al premio de La Academia, entre los que destacaron mejor guión adaptado y mejor actor de reparto. De nueva cuenta bajo el mando de Scorsese, Leo se mete en la piel de un magnate vicioso y sin escrúpulos. En esta ocasión, el Oscar a Mejor Actor en un rol protagínico le es arrebatado por su coestrella en The Wolf Of Wallstreet, Matthew McConaughey quién interpretó a un vaquero con sida en Dallas Buyers Club

Así pues, 23 años después de su primera nominación y con 27 años de carrera cinematográfica, Leonardo DiCaprio, por fin puede presumir que  obtuvo uno de los premios más codiciados del gremio. Puede  que alguien dentro de La Academia lo haya dejado de odiar o que Alejandro G. Iñárritu encontara el secreto para aplacar la animosidad de estos influyentes de Hollywood, el hecho es que ahora, aquel hombre que empezó como niño bonito, pasó a ser un full badass y se convirtió en un actor de culto, ahora es una leyenda de cine americano.

Apuntes finales sobre Leonardo DiCaprio

Este enlace de IMBD te permite tener un acceso completo a la filmografía de Leonardo DiCaprio.

Pero lo mejor de todo es recordar que su discurso fue, ante todo, un llamado de atención ante la crisis ambiental del siglo XXI. Sin rencores ni pendientes Leonardo Di Caprio ya tiene su Óscar.

El renacido es sobre la relación de un hombre con el mundo natural. En 2015 tuvimos el año más caliente, tuvimos que movernos para buscar nieve. El cambio climático es algo real, es la amenaza más urgente que enfrenta nuestra especie. Tenemos que trabajar de manera colectiva, no seguir dejando las cosas para después. Tenemos que apoyar a lideres en el mundo que no hablen en nombre de las grandes corporaciones y grandes contaminantes sino por la humanidad, por los pueblos indígenas, por los millones y millones de personas más afectadas por esto, por los hijos de nuestros hijos y por toda esa gente que ha visto sus voces acalladas por la política de la codicia. No demos por sentado nuestro planeta” Discurso de Leonardo DiCaprio en el Teatro Dolby. Óscares 2016,