El paradero de la línea 3 del Sistema de Trasporte Colectivo Metro, Indios Verdes, ocupó el segundo lugar en afluencia  durante los últimos meses de 2015, con un promedio de 129, 120 usuarios en día laborable. Comerciantes y amantes de lo ajeno se dedican a “cazar” a sus víctimas, quienes dentro del tumulto y acorralados por camiones se ven imposibilitadas para pedir auxilio. Y si lo hacen, no hay autoridad que les preste atención.

Sin embargo, en este CETRAM los asaltantes y roba carteras no son los únicos que salen ganando. Los negocios ilícitos han proliferado, manifestados en casinos clandestinos repletos de máquinas tragamonedas, venta de alcohol adulterado, venta de mercancía robada y de pornografía. Indios Verdes ofrece oportunidades de todo tipo.

Estación Vacía
Metro estático / El Mexiqueño

Asaltos a “plena luz del día”

Los policías que resguardan las salidas del metro parecen no estar al tanto de lo que sucede a unos metros de distancia, pues niegan haber presenciado abusos o robos. Al interrogarlo sobre casos por robo, asalto o acoso sexual, Pablo, policía que labora dentro de la estación asegura:“en esta estación no”, pues casi no le han reportado “ese tipo de situaciones”. Y aunque dentro de la estación son “móviles”, supuestamente en el paradero hay policías fijos.

En el paradero, ninguno de los policías “fijos” quiso dar su testimonio, pues exigen permisos especiales para poder dar cualquier tipo de información. Sin embargo, los comerciantes están dispuestos a hablar a toda costa, manifestando su preocupación por la falta de autoridad en su lugar de trabajo. Margarita y Ana venden congeladas desde hace años. Han escuchado y presenciado historias de robos y asaltos “a plena luz del día”.

“La verdad sí hay muchos rateros. Asaltan a los que vienen saliendo del metro, aquí en la mera esquina. Agarran a la gente que viene del trabajo, con muchas pertenencias. Luego ni están los polis porque a veces no se dan abasto. Si están allá pues ya no se dieron cuenta.”

A pesar de lo que Pablo pudiera asegurar, Ana afirma que no hay suficientes policías y cuando sí están presentes no detienen a los maleantes porque “luego luego les dan para sus refrescos”. Los camiones fungen como el resguardo de los delincuentes, ya que evitan que los transeúntes, la autoridad y los comerciantes puedan percatarse de los delitos que cometen.

“Generalmente no traen armas, se van tras las personas que traen bolsas, celulares y monederos en la mano. Se los quitan de la mano, les arrancan las medallas, toman sus bolsas o meten las manos.”.

Bullicio
Paradero de trasporte público/ Cortesía de jornada.unam.mx

Y en cuanto a los protocolos de seguridad contra la delincuencia, mejor olvídate de denunciar. Es algo imposible amén de kafkaiano.

“Primero necesitamos la parte acusadora y ya después actuamos de acuerdo a como se porte la persona. Si la persona se pone violenta ya usamos algún tipo de fuerza. En caso de robo es in fraganti, en caso de que se abra fuego ellos lo tendrían que abrir primero. Cuando se trata de acoso sexual es en seguida, en el acto.”

Los “Puntos Estratégicos” de las rutas

Dese el 2011, denuncias ciudadanas apuntaron al paradero como el número uno dentro de la lista de las 5 paradas peligrosas  de La Vía Morelos, una de las principales y más transitadas avenidas del municipio de Ecatepec, Estado de México. Los usuarios del transporte público que sale y llega a dicho lugar comenzaron a denunciar un aumento en el índice de robos y asaltos, e incluso amenazaron con tomar justicia por su propia mano.  

José es chófer de la ruta Ojo de Agua, contratado por la empresa. Ha corrido con suerte pues no le ha tocado ningún asalto dentro de la unidad que maneja. Varios de sus compañeros no han sido tan afortunados, ya que “se les suben en diferentes puntos estratégicos”, los más comunes son los puentes peatonales.

Rutas de Indios Verdes/ El Mexiqueño

José y sus compañeros han denunciado a las autoridades:

“De hecho levantamos acta y todo. Incluso han habido operativos de pasajero seguro por parte de las autoridades estatales, federales y municipales. Pero desgraciadamente no han servido. Los asaltantes como que saben cuándo van a haber estos operativos.”

Cuenta que a pesar de que los pasajeros tienen la idea de que ellos mismos son cómplices de los delincuentes se equivocan, pues también ellos se convierten en las víctimas, a ellos también les quitan todo el dinero recién ganado del pasaje.

“A nosotros simplemente con ponernos la pistola en la cabeza ya es un pinche trauma que te deja en shock, se te seca la boca, es un susto.”

Margarita coincide con este testimonio:

“A cada rato se suben en los camiones, en donde sea, en las combis, en todos lados. De donde más hemos escuchado es de todas las rutas que van hacia Ecatepec.”

Las Mujeres que atraviesan Indios Verdes

La delincuencia no parece ser el único ni el más grave de los problemas. El  Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México (Inmujeres) señaló a Indios Verdes, como una de las tres estaciones que registran más abusos contra mujeres.

Teresa Inchuastegui Romero, directora del Instituto aseguró a finales de 2015, durante el “Seminario Internacional Ciudad de México, Ciudad Segura”, que hay en promedio dos denuncias diarias por abusos.

“Unas 350 a 400 denuncias al año se presentan, principalmente, por tocamientos obscenos al género femenino”.

Los Otros Negocios

El pasado tres de marzo, después de recibir denuncias ciudadanas y quejas de los usuarios de Indios Verdes, la Delegación Gustavo A. Madero organizó y ejecutó un operativo “sorpresa”  en el que se lograron incautar 5 mil 700 películas pornográficas, 500 botellas de alcohol adulterado y 34 máquinas tragamonedas que además de capturar el dinero de los usuarios, obstruían la vía pública.

Pero los operativos pasan y la inseguridad queda. Y es que en esta bendita metrópolis, la rutina de lo peor parece ser la norma.

Transeúntes vespertinos
Usuarios del CETRAM/ El Mexiqueño