Las manos de Astor Piazzolla le pertenecen a un solo instrumento: el bandoneón.

Astor nació  el 11 de Marzo de 1921 en Mar del Plata, Argentina y murió el 4 de Julio de 1992.

Ya le era imposible tocar el piano para componer. Sus hijos y nietos lo recuerdan de esta manera; frustrado por que sus dedos no encajaban ya con las teclas pues no sólo estaban deformados por la edad, sino por su oficio de bandoneonista.

Astor fue la persona que revolucionó el  tango, género que aparentemente era inmutable. Fue el argentino loco que retó a la tradición y lo sacó de las favelas ,  de la decadencia y del mundo posguerra.

Influencias

 Piazzolla se apropió de dos grandes influencias musicales ,  el jazz y la música clásica.

Después de haber  sonorizado con  Carlos Gardel  el  Zorzal Criollo  estuvo un tiempo en Nueva York  y después en  Europa en donde estudió música clásica.
En una de sus clases, el pibe no daba una  y Nadia Boulanger, directora de la orquesta francesa más importante de ese tiempo, le preguntó sobre el instrumento que  tocaba antes de llegar a París. Al tener  su respuesta le pidió que se alejara del piano y tocara el bandoneón, lo escuchó y  le dijo que la decisión más inteligente que podía tomar era regresarse a Argentina, componer tango y tocar el bandoneón el resto de su vida. Y así fue.

El jazz,  es la columna vertebral de su música. La improvisación es parte fundamental de las canciones de Piazzolla y el jam jazziano funciona por igual. Tenía la gran capacidad de componer para otros instrumentos. Logró absorber el idioma de cada uno de ellos y  los hizo suyos. Armonizó a la perfección y con gran habilidad todas sus piezas musicales con  distintas tonalidades, variaciones melódicas y rítmicas .

Durante este proceso de creación Horacio Ferrer y Amelita Baltar fueron parte fundamental para el tango que generaba Piazzolla. Horacio el gran poeta y Amelia la gran cantante.

horacio-ferrer-amelita-baltar-y-astor-piazzolla-en-1969

Horacio Ferrer, Amelita Baltar y Astor Piazzolla/ cortesía: El tango y sus invitados.

Sur: El viaje

Todos creando una brutal combinación entre lo más representativo del tango popular con lo más clásico y tradicional, inventando una  sonoridad inconfundible pero  polémica.

Ser un artista tan grande como Piazzolla implica causar descontento entre los más puristas. Decían que le había faltado al respeto al tango y que no debía tocar su música nunca.

Yo hice una revolución en el tango;rompí con viejos moldes y por eso me atacaron y  tuve que defenderme. Pero lo que nadie me puede negar es mi origen: tengo el tango marcado en el orillo.

Astor Piazzolla en entrevista para Crónica, programa  televisivo en argentina.

Además de ser admirado por ser uno de los compositores contemporáneos más importantes, era en todo sentido de la palabra un revolucionario firme ante sus ideales, trilingüe, un hombre que estudió y planteó sus propuestas  sin miedo a enfrentarse a los que lo criticaron fuertemente  y  bajo esa idea, le escribió a Las Estaciones, al exilio, a su abuelo, a lo  apasionante que le era cazar tiburones. Al amor y los locos que lo inventaron. A la vida y el olvido.

Le dio a sus manos el más grande atributo de su creación y estilo al momento de tocar,  haciéndose cómplice y fusionándose con el  bandoneón para sacar desde lo más recóndito de su ser cada melodía.

fullsizerender-1