Muchas veces le echamos la culpa a Peña Nieto de todas las desgracias que le pasan al país, pero ignoramos los pequeños cambios que están a nuestro alcance para que México mejore.

Que si marchas cerrando el zócalo, que si imágenes ofensivas al presidente, que si piñatas de Peña Nieto con fuego, que si la gaviota, nos quejamos tanto que perdemos de vista lo que nosotros estamos haciendo mal.

Ha sido Trending topic en Twitter el #RenunciaPeña, pero ¿qué cambiaría si renunciara?, por eso esta vez te traemos una lista de las 5 cosas que no cambiarán aunque Peña Nieto se vaya.

     1. Seguiríamos dando “mordida” 

Aunque el presidente renunciara la famosa “mordida” seguiría siendo la salida fácil para evadir de las multas de tránsito, para agilizar un trámite burocrático. Los policías seguirían quitándonos el aguinaldo por no usar el cinturón, por ir hablando por teléfono y hasta para que nuestro carro pase la verificación.

1
“no hay pedo si es por varo”

     2- Seguiríamos robándonos la luz  aunque Peña Nieto muera

Aunque Peña salga de la casa blanca o aunque AMLO nos gobernara, los “diablitos” se harían presentes en la mayoría de las casas y empresas que con tal de no pagar el recibo de luz arriesgan su vida subiéndose a un poste  para conectarse directos.  Y eso tampoco es culpa de Peña Nieto

luz1
#TodoEsCulpaDePeñaNieto

 

     3- Seguiríamos siendo impuntuales 

Si algo ha caracterizado al mexicano es su falta de puntualidad y aunque nuestro gobierno priista cambiara, no llegaríamos temprano a nuestras citas de trabajo o románticas, tampoco

pen%cc%83a2
Cinco minutitos más

     4- Seguiríamos tirando basura

La Ciudad de México es una de las más contaminadas del país y en parte es porque se nos hace muy fácil tirar la basura de nuestras papas, nuestro refresco o nuestros cigarros en la calle. Después nos quejamos porque en época de lluvias la ciudad parece Venecia.

renunciapen%cc%83a

5- Seguiríamos acosando a las mujeres 

Uno de los problemas más graves en la ciudad es el acoso a las mujeres en la vía pública o en el transporte y definitivamente ese problema no se resolvería aunque Peña Nieto dejara la silla presidencial.

3

Estos son algunos ejemplos de que no todo es culpa de Peña Nieto, también está en nosotros hacer el cambio que queremos ver en la ciudad y en todo el país. No te quedes sentado esperando a que las cosas cambien.

Dar el paso a las personas de la tercera edad, no pasarnos el alto, respetar diferentes formas de pensar, no agredir y ser tolerantes pueden hacer que el país tome otro rumbo y que los políticos sean más conscientes a la hora de legislar, pero no le podemos pedir a Peña Nieto que sea guapo y aparte que resuelva todos nuestros problemas.