Fundamento Constitucional 
Las disposiciones legales más importantes que rigen la libertad de expresión y la libertad de imprenta en nuestro país son los Arts. 6º y 7º Constitucional, los cuales contienen un catálogo de derechos sobre la manifestación de ideas, derecho a la información, libertad de prensa, censura previa y delitos de prensa, con el objeto de servir uno de los principales intereses de la sociedad, conformar espacios de información, expresión y crítica.

La libertad de expresión, uno de los derechos más importantes de las personas y principal elemento para el desarrollo del periodista, emanada del artículo 6° Constitucional que garantiza la plena libertad de expresar y manifestar ideas, pero, en la práctica se ha enfrentado a un sin número de situaciones que diariamente impiden su ejercicio pleno, sin embrago, no es un derecho absoluto, ya que puede contemplarse en los siguientes casos: cuando la manifestación de las ideas ataque a la moral, se afecten  derechos de un tercero, provoque algún delito o perturbe el orden público.

Es interesante advertir que, aunque la Constitución solamente se refiera a la manifestación de “ideas”, la libertad de expresión también abarca la manifestación de emociones y sentimientos; por tal motivo, un factor importante para la determinación del pluralismo, independencia y vitalidad de los periodistas será el contexto legal dentro del cual realizan sus actividades.

Marco internacional

El marco legal dentro del cual operan los periodistas deriva en primera instancia de una  legislación internacional; “La Declaración Universal de los Derechos Humanos” (UDHR) es la ley internacional que nos permite conocer la forma en que se interpretan las demás leyes. En su Art. 19, la UDHR establece una garantía fundamental del derecho de libertad de expresión, en la cual queda enmarcada la libertad de los medios.

Ilustración sobre Censura

A pesar de que toda una estructura jurídica sustenta los alcances y limitaciones del trabajo periodístico en México, la historia reciente nos ha mostrado el interés de varios gobiernos y de algunos de sus funcionarios por controlar a los periodistas y medios informativos que se muestran críticos con el orden establecido o con el desempeño de ciertas autoridades. Los medios no pueden limitarse sólo a cumplir con las disposiciones jurídicas que los rigen, sino que tienen la obligación de fungir también como agentes de divulgación y de promoción de valores que dan cohesión y que animan el avance de la sociedad, entre ellos precisamente la cultura de la legalidad, la libertad de expresión, el derecho a la información, en el marco de la ley los medios de comunicación están naturalmente obligados a conducirse con apego puntual a las leyes que los regulan, pero dentro de ello, está también cumplir con su función social.

Derecho a la vida privada
Derivado de los artículos constitucionales se desglosan otras leyes que rigen a los medios de comunicación, como la Ley de Imprenta la cual desde su artículo 1o. se refiere desde a ataques a la vida privada, no obstante que en su texto la fracción I alude a que las manifestaciones o expresiones que circulen en público, ello no desvirtúa su disposición de que tales expresiones se refieran a la vida privada de las personas. La ley no da un concepto de vida privada de una manera explícita, pero sí puede decirse que lo contiene implícito, toda vez que en los artículos siguientes se refiere a los ataques a la Nación Mexicana, a las entidades políticas que la forman, a las entidades del país y a la sociedad.

 

 

Para determinar lo que es la vida privada puede acudirse al método de la exclusión y sostener que vida privada es aquella que no constituye vida pública. Precisando dicho concepto, puede afirmarse que la vida que observan los funcionarios con este carácter, es decir, en el desempeño de su cargo y que es lo que interesa a la sociedad, se opone a las actividades del individuo como particular, a sus actividades en el hogar y en la familia. Esto da la tónica para considerar cuales fueron los ataques que la Ley de Imprenta quiso reprimir en la fracción I y en la IV del artículo 1o. de la Ley de Imprenta.

Allí se contiene una limitación a las garantías de los artículos 6o. y 7o. constitucionales, pero se refiere a la vida privada, no a la que observan los funcionarios en el desempeño de su cargo, pues esto interesa a la sociedad, y la crítica que la misma o sus componentes hagan, es legal si no se ataca a la moral, a los terceros o al orden público.

 

Cabe destacar que, en México tenemos no contamos con una libertad de expresión sólida y transparente aun y al pasar de los años con periodismo tradicional o digital