¿Hollywood en Ciudad de México? Derrotero de aventureros en busca de oro, escenario de batallas épicas, pretéritas, simulador del viejo Oeste estadounidense, selva impenetrable para liarse con alienígenas guerreros, o atmósfera surreal, exótica y postapocalíptica, el país, y particularmente su ciudad principal, han representado un medio ideal para los directores de cine de Hollywood a través del tiempo.

 

el tesoro de la sierra madre, john huston,

El tesoro de Sierra Madre, John Huston, 1948 / Imagen: captura de pantalla

 

Narrativas tan variadas que han tenido al país como escenario pueden rastrearse hasta los inicios mismos del cine en México, a principios del siglo XX, cuando la Mutual Film Company firmó un contrato con Francisco “Pancho” Villa para grabar sus batallas durante la Revolución Mexicana, para dar forma a la cinta The Life of General Villa.

 

Ciudad de México en pantalla

 

Pero, más allá de que la vasta geografía del país fuera un aliciente que impulsará a las compañías a rodar, la Ciudad de México, particularmente, ha fungido para Hollywood y su maquinaria como una escenografía ad hoc y de bajo costo para filmes futuristas, románticos y de acción.

Spectre

 

La condición poliforme de una urbe henchida de crimen, su contraste entre cosmopolitanismo y bajos fondos, una arquitectura notable y un caudal variopinto de tradiciones y ritos, han hecho de la capital el foco de la lente para películas recientes como Spectre: 007 (2015, Sam Mendes), la última entrega de la saga —la vigesimocuarta— del espía británico James Bondpersonificado por el actor británico Daniel Craig desde 2006. Parte de la entrega se rodó, además de Roma, en calles y recintos del Centro Histórico.

De acuerdo con Jorge Grajales, investigador cinematográfico especializado en cine de género y cultura popular, la Ciudad de México ofrece a Hollywood una posición geográfica privilegiada y una condición de exotismo como país del Tercer Mundo.

La grabación de Spectre en el Centro Histórico comenzó en marzo de 2015 y se vio envuelta en la polémica: derivado de una filtración de correos electrónicos de Sony Pictures (presuntamente realizado por hackers norcoreanos a raíz de la filmación de la película The Interview, en la que un par de periodistas tiene como misión asesinar a Kim Jong-un, líder supremo de Corea del Norte) el sitio Tax Analysts publicó información relativa al guión original de la cinta y el posible pago que el gobierno mexicano realizó para que algunas partes de la cinta se modificaran: se habló de un “incentivo” de 14 millones de dólares para que un asesino de la trama llamado Sciarra no fuera mexicano, que en el elenco figurará una actriz mexicana, particularmente la dueña del hotel en México en el que se hospedaría Bond, y que se modificara la parte en la que el jefe de gobierno de la ciudad sería asesinado.

Semanas después, el productor de SpectreMichael G.Wilson, negó las acusaciones y aseguró que una empresa de turismo mexicana —sin matizar cuál— estaba ligada a la promoción de la ciudad en la cinta; pero que ninguna institución había pedido cambios en el guión.

Wilson habló de un grupo de hoteles y otros interesados que brindaron soporte financiero, y enfatizó que a producciones como la suya les proporcionan incentivos parecidos, a través de impuestos y otras vías de cooperación, según publicó Sopitas.com. En octubre, El Universal dio a conocer que la producción de Spectre había pagado al gobierno de la ciudad 56 mil 939 pesos por concepto de 29 permisos.

En entrevista, Hugo Villa Smythe, director general de la Comisión de Filmaciones de la Ciudad de México, explica los impactos que generó el rodaje de la película y aclara si esta institución participó o tuvo conocimiento de la supuesta modificación del guión.

 

Elysium: rodando en el bordo de Xochiaca

 

elysium

Si bien Spectre muestra a la Ciudad de México como un destino exótico en el que se remarca la festividad del Día de Muertos y la arquitectura mayúscula, otras cintas se han encargado de situarla como el futuro distópico de una humanidad en crisis terminal, inevitable.

Tal es el caso de Elysium (2013, Neill Blomkamp), cinta de ciencia ficción que se rodó en los tiraderos del Bordo de Xochiaca, al oriente de la ciudad, en las cada vez más difusas fronteras entre ésta y el Estado de México. En Elysium el Bordo y las barriadas del oriente citadino son la ciudad de Los Ángeles en el año 2154. Un futuro inhóspito, brutal y apocalíptico el que se desarrolla la historia de Max Da Costa (Matt Damon), ex convicto y obrero que labora en la Tierra para una compañía trasnacional, Corporación Armadyne, rodeado de caos, enfermedades y destrucción, mientras los ricos viven en una estación espacial en órbita, Elysium (construida por Armadyne), cuyos gobernantes mantienen a raya a los inmigrantes espaciales que llegan a la estación para intentar curarse de enfermedades o infiltrarse con éxito en la boyante ciudad espacial, lejos de una Tierra que ha dejado de ser un lugar habitable para las personas.

Es en ese sombrío contexto en el que Da Costa se reencuentra con Frey (Alice Braga), su amiga de la infancia, quien labora como enfermera en un hospital. La hija de Frey, Matilda, está enferma y morirá de Leucemia. Da Costa sufre un accidente y se expone a la radiación. Desesperado, busca a los contrabandistas para poder infiltrarse en Elysium y curarse mediante una cámara que los humanos en el espacio tienen para reparar enfermedades y regenerarse.

La historia se complica cuando los traficantes piden a Da Costa que ejecute una misión en la que robarán información de un software de control de la estación. Da Costa es convertido en ciborg para ejecutar el plan, que lo llevara a interferir en los planes de Jessica Delacourt (Jodie Foster), secretaria de defensa de Elysium, que pretende controlar la estación y aniquilar a los inmigrantes usando para ello al psicópata y mercenario Kruger (Sharlto Copley). Max pide ayuda a Frey y la aventura los lleva a Elysium, donde tendrá que enfrentar a Kruger y decidir si ayuda a salvar a Matilda y a sí mismo, además de tener la clave para salvar a los terrícolas de la tiranía de Delacourt.

Spectre Elysium se suman a un listado que incluye la filmación en la ciudad de Hombre en llamas (2004), del fallecido Tony Scott, drama de acción que tiene a Denzel Washington como protagonista.

 

Hombre en llamas: la cara ruda del DF

 

hombre en llamas

Denzel es John Creasy, un alcohólico oficial de la Marina estadounidense y ex agente de la CIA, que labora como guardaespaldas de Lupita Ramos (Pita, Dakota Fanning), niña de 9 de edad que es secuestrada frente a los ojos de Creasy, quien se convierte en un detective brutal que pelea contra el crimen en las calles para rescatar a Pita.

La Ciudad de México se convierte aquí en una escenografía total. En Hombre en llamas vemos a una ciudad azotada por el secuestro, la corrupción y el crimen. La trama no se aleja mucho de la realidad que viven, desde entonces y muchos años atrás, los mexiqueños.

Muestra de ello es que la ciudad vivió en 2015 su año más violento en 17 años. En 2004, cuando se filmó la película, el secuestro había alcanzado niveles abrumantes. En la cinta vemos escenarios como el Parque México, en la colonia Condesa, la plaza de Santo Domingo en el Centro de la ciudad, Ciudad Neza, el Periférico, la Torre Latinoamericana y el Paseo de la Reforma, entre otros sitios.

 

 

Scott realizó una investigación previa sobre casos de secuestro para dotar de un realismo a la cinta. En una entrevista con la revista Proceso, afirmaba que su película

 

“Trata de entretener. Yo quiero apoyar a México. Si los secuestros son una epidemia espero que esta película pueda funcionar contra eso. Para la gente que no ha sufrido un secuestro, espero que con este filme les toque su vida y piensen que deben hacer algo al respecto.”

 

Hombre en llamas fue estrenada el 23 de abril de 2004. Bajo la producción de Regency Enterprises y Scott Free Productions, tuvo un presupuesto de 70 millones de dólares y recaudó más de 130 tras su exhibición. Dos después de su lanzamiento, activistas y organizaciones convocaron a la marcha “Rescatemos México”, en la que los manifestantes vistieron de blanco y exigieron a las autoridades combatir la violencia y el secuestro.

 

Romeo + Julieta en la Del Valle

 

romero y julieta 1996

 

En el terreno de la tragedia romántica figura Romeo + Julieta, cinta de 1996 dirigida por el australiano Baz Luhrmann, basada en la obra Romeo y Julieta de William Shakespeare.

La producción contó con Leonardo Di Caprio y Claire Danes como protagonistas. Luhrmann recreó la clásica historia como un drama moderno desarrollado en Verona Beach, donde los Capuleto y los Montesco, las dos familias en pugna, están ligadas a los negocios. Romeo y Julieta se conocen y enamoran en una fiesta de disfraces que se desarrolla en el Castillo de Chapultepec, y se casan secretamente en la Parroquia Inmaculada Concepción, en la colonia del Valle, al sur de la ciudad.

La ciudad representa a Verona Beach, urbe de tintes coloniales a la que se sumaron escenarios de Veracruz Texcoco, además del uso de los estudios Churubusco en la misma Ciudad de México.

 

Total Recall: la gloria de Metro Chabacano

 

upload-5dbb45e0-98cd-11e5-b877-039331d2432c

Otra cinta en la que la ciudad es representación, esta vez de un futuro situado en 2084, es Vengador del futuro (Total recall), de 1990.

Bajo la dirección de Paul VerhoevenVengador… fue grabada casi en su totalidad en la ciudad. En los estudios Churubusco, la Glorieta de Insurgentes, la estación del metro Chabacano, las minas de Tezontle de Iztapalapa, el Colegio Militar, las oficinas del Infonavit en Barranca del Muerto y una fábrica de cemento en Tacubaya. La trama está basada en el relato Podemos recordarlo por usted al por mayor, de Philip K. Dick.

Básicamente, narra la historia de Douglas Quaid (Arnold Schwarzenegger), un obrero cuyo sueño es viajar de vacaciones a Marte; pero, al no concordar sobre este viaje con su esposa Lori (Sharon Stone), decide ir a una compañía de implantación de falsos recuerdos para tener la sensación de  haberlo hecho.

 

Ciudad de México: destino predilecto de Hollywood

 

En su conjunto, Vengador del futuroRomeo y JulietaHombre en llamas, materializan la visión de México en las cámaras de Hollywood: un lugar noir, futurista, postapocalíptico y exótico, en el que el cambio de divisas de dólares a pesos, además de las facilidades otorgadas por las autoridades, permiten una de las industrias más boyantes del cine mundial ubicar a la ciudad como destino de filmación, amén del cada vez más variopinto catálogo de cintas nacionales e independientes que se han rodado en las calles de la capital.


vengador del futuro

Texto de Eduardo H. G., Julía Díaz y Marco Bedolla.