Aunque uno de los principales problemas que aquejan a la sociedad mexicana es el estrés, el 75% de los oficinistas en México o también llamados “godínez”, padecen específicamente de estrés laboral.
Este, es un tipo de estrés donde la creciente presión en el entorno laboral provoca exceso de límite de recursos y capacidades físicas y mentales de la persona.
Sin embargo, puede generar diversas consecuencias que no nada más afectan la salud del mismo, sino el entorno social en el que el individuo se desenvuelve.
Por ejemplo, horas de descanso, tiempo para pasar con cercanos o para realizar actividades extras que sean del gusto del empleado, se ven disminuidas.

Oficinista con estrés laboral. Foto: Pexels

Estrés laboral a la vista

José Gutiérrez, de 29 años, estudió Ingeniería en Sistemas Computacionales y actualmente ejerce su profesión en el SAT.
José, dijo que cuando tomó la decisión de estudiar esa carrera solo pensó en los pros que ésta le traería, ya que “literalmente desde niño amaba las computadoras” y que cuando se graduó fue una gran satisfacción el haber cumplido su mayor meta.
Sin embargo, mencionó que a raíz de su trabajo su vida social se vio disminuida gracias a sus extensos horarios.

Vía Giphy.

Al preguntarle a José Carlos si se considera como un trabajador que padece de estrés laboral y su respuesta inmediatamente fue asertiva, dijo que se considera así (fuera de los horarios extensos) debido a  la presión y responsabilidad que tiene a cargo día con día, ya que el área que maneja depende casi 100 por ciento de él.

Identificación


El
75% de los trabajadores en México que padecen estrés laboral, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se posiciona con el mayor porcentaje de empleados con este padecimiento, superando a China, que queda en segundo lugar con el 73% de su población y en tercer lugar, Estados Unidos con el 59%.
Este 75% también forma parte del 25% de los 75 mil infartos que se registran en México al año.

¿Crees formar parte de los godínez con estrés laboral? Quítate de dudas.

Este tipo de estrés es causado por diversos factores a los que los empleados se enfrentan. Entre ellos, un lugar de trabajo en el que la infraestructura no es adecuada, una mala planificación y labores monótonas.
También, la falta de estímulo o actualización en el empleo y carga excesiva o incluso escasa del trabajo (el empleado se desanima si es escaso al no sentirse productivo), o bien, el ambiente “o energía” en el que los trabajadores se desarrollan.

Prevención

Sin embargo, puedes bajarle dos rayitas al estrés y prevenirte, pues según Leka, Griffiths & Cox, existen tres tipos de prevención a este padecimiento.

-Prevención primaria:
Reduce el estrés a través de ergonomía, definición del puesto de trabajo y diseño ambiental.

-Prevención secundaria:
Reduce el estrés a través de educación y capacitación de los trabajadores.

-Prevención terciaria:
Reduce efectos del estrés  con mayor capacidad de respuesta y una mejora en la prestación de servicios de salud ocupacional.
Se ocupa de trabajadores con problemas y si notan riesgos previsibles de estrés laboral, será preciso actuar rápido y oportunamente.

Empleo saludable

Oficinista. Vía Pexels.

El ambiente adecuado es aquel donde la presión ejercida sobre los empleados corresponde a sus capacidades y recursos.
Esto, no quiere decir que a los trabajadores no se les deba exigir, ya que las exigencias que sean considerables ayudan al empleado a mantenerlo alerta, motivado y en condiciones para crear un trabajo productivo y con ganas de aprender.

Sin embargo, además de afectar a los empleados, el estrés laboral también afecta la economía del país, pues las empresas caen en productividad debido al bajo rendimiento de los trabajadores.

El estrés laboral es una enfermedad peligrosa para la economías industrializada y en vías de desarrollo; perjudicando a la producción, al afectar a la salud física y mental de los trabajadores, según la OIT. 

Para evitar el estrés laboral, también se requiere la participación e iniciativa de los propios empleados. Muchas veces, los godínez al sentirse retados por actividades de trabajo y después cumplirlas con éxito, les es satisfactorio, pues saben que sus capacidades sobrepasan los límites que ellos mismos establecieron.

Se debe realizar una planificación para tener retos sanos y evitar creer que el estrés laboral “es parte del juego”.