Un ‘nuevo rico’ tomará las riendas de Washington y llevará a cabo una diplomacia que, hasta el momento, tiene a los líderes mundiales enfermos de incertidumbre por las amenazas que éste planea cumplir. La transición presidencial de los Estados Unidos inicia justo después de las elecciones y finaliza hasta el próximo 20 de enero, esa fecha indolente que le dará a Donald Trump la oportunidad de liderar la única superpotencia del mundo. A pesar de que en ese intervalo el ganador de las elecciones aún no tiene poder legal para ejercer sus decisiones políticas, el populista hombre naranja ha hecho públicos sus deseos de alterar viejos acuerdos diplomáticos.

Los planes de Donald Trump se han centrado en el aislamiento de lo exterior: la construcción del afamado muro en la frontera con México; los castigos a las empresas estadounidenses que decidan mudar sus plantas a países extranjeros con mano de obra barata; la subida de los precios arancelarios a las importaciones chinas, y otras decisiones políticas llegarán a ensuciar las relaciones diplomáticas con el resto de los países. Los dichos y hechos de Donald Trump se convertirán en los aleteos de una mariposa que provocarán una enorme tormenta en algún otro lado del mundo.

El futuro presidente de los Estados Unidos, el nuevo rico Donald Trump en su opulento penthouse
Donald Trump, Ivanka Trump y Barron Trump en su penthouse (Foto: House Beautiful)

Lo único que desea hacer un ‘nuevo rico’ es “dejar la casa bonita”; la concentración de fábricas, riquezas y el aumento de empleos dentro de Estados Unidos es la manera en que el republicano logrará —en su cabeza— edificar una hermosa vivienda: Make America Great Again.

El nuevo rico contra China

Además de anunciar un posible gravamen con aranceles del 45% a las importaciones chinas, Donald Trump provocó ligeras tensiones diplomáticas entre Estados Unidos y China el pasado 2 de diciembre, cuando tuvo una pequeña conversación telefónica con la presidenta de TaiwánTsai Ing-wen, en la que se ella felicitaba a Trump por su victoria en las elecciones de noviembre.

Dicha llamada fue condenada por el Ministro de Relaciones Exteriores en Pekín por violar acuerdos diplomáticos. El funcionario declaró que Estados Unidos debe cumplir con el compromiso de “la política de ‘Una Sola China’ (…) y maneje cautelosa y apropiadamente los asuntos relacionados con Taiwan para evitar cualquier perturbación innecesaria”.

Esta ha sido la primera conversación que ha hecho un presidente electo estadounidense con un dirigente taiwanés desde 1979.  En aquel entonces Estados Unidos implementó una política de apoyo de “una China” mediante el Acta de Relaciones de Taiwán. En ella, se llega al consenso de romper las relaciones diplomáticas con Taiwán y reconocerla como parte inalienable del territorio de la República Popular de China. Dicha postura ha sido criticada por la presidenta Tsai Ing-wen, pues el espíritu de su gobierno se apoya en darle a su país mayor independencia política.

El nuevo rico, Donald Trump mantuvo una pequeña conversación con la presidenta de Taiwán, rompiendo con un acuerdo de 1979 entre EUA y China
Si deseas leer el Acta de Relaciones de Taiwán (texto en inglés), da click a la imagen.

El portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Ned Price, declaró que la llamada entre Donald Trump y Tsai Ing-wen no manifiesta el deseo de Estados Unidos de modificar las relaciones bilaterales que ha acordado con China y aseguró que el país sigue “firmemente comprometido” con la política de ‘una China’. Mientras tanto el presidente electo se quejó en Twitter de este pequeño conflicto y de las políticas armamentistas estadounidenses en Taiwán:

Donald Trump y la mano dura de Rodrigo Duterte

Rodrigo Duterte es uno de los líderes políticos más controversiales en la actualidad: la mano dura que ha implementado en su gobierno como presidente de Filipinas lo ha puesto en la mira de la prensa. Su estrategia para combatir el narcotráfico ha sido calificada por Estados Unidos, la ONU y la Unión Europea como violatoria a los Derechos Humanos. Desde que ascendió al poder en junio de 2016, ya hay cifras que anuncian los asesinatos de más de 2 mil 400 personas supuestamente involucradas con el consumo y tráfico de drogas, esto en manos de las autoridades filipinas.

Donald Trumo, el nuevo rico, hizo una llamada de felicitaciones al presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, guerra de narcotráfico
Si deseas saber más sobre esta llamada, da click en la imagen.

Las cifras de muertos y signos de política sangrienta no detuvieron a Donald Trump a hacerle una llamada telefónica a Rodrigo Duterte. Según el presidente filipino, el nuevo rico americano le felicitó por combatir los problemas del tráfico de drogas “de la forma correcta”, así como por su buena actuación en llevar a las Filipinas a convertirse en una nación soberana. Además, Duterte aseguró que sería invitado a la Casa Blanca el siguiente año, una decisión heterodoxa hecha por el futuro líder de una nación que condena la política brutal del filipino.

Duterte ya ha dicho que planea prohibir la entrada de las tropas estadounidenses al territorio filipino y aun ha señalado su clara intensión de distanciarse de Estados Unidos para lograr mayor soberanía e independencia política. El pasado octubre, en una visita a Pekín, comentó que se siente identificado con la ideología del gobierno chino, incluso anuncio que podría hablar con el presidente ruso, Vladimir Putin, para establecer una alianza: “Nosotros tres (China, Rusia y Filipinas) contra el mundo”.

El desequilibrio de las islas: Cuba

A sólo días de que Trump tome el poder en Washington, parece ser que su futuro trato con estas islas logrará tambalear acuerdos diplomáticos de corto y largo aliento logrados por sus antecesores. A finales del 2014, Barack Obama fecundó uno de sus mayores logros de su administración: poner fin al embargo de más de medio siglo que aislaba a la isla a un castigo ya inmerecido. Sin embargo, el nuevo rico tiene otros planes, con más condiciones.

El nuevo rico dando una opinión en contra de la política que estableció Fidel Castro en la isla.
Opinión de Donald Trump luego de la muerte de Fidel Castro

Al nuevo rico le interesa que también exista una ganancia sustancial para el pueblo estadounidense. Según sus intenciones, amenazaría con dar marcha atrás a la iniciativa de Obama y Raúl Castro si el gobierno de Cuba no diera una mejor resolución en el trato con los cubanos, los cubano americanos y Estados Unidos. Trump hizo publicó un oportuno tuit tres días después de la muerte de Fidel Castro:

La razón por la que Donald Trump actua de una manera ‘no presidencial’ es porque aún no tiene los recursos legales para ejercer sus decisiones políticas. Desde que inició su campaña, el nuevo rico se ha comportado infantilmente, soltando amenazas, poniendo en duda acuerdos y debilitando relaciones bilaterales, todo de forma aún superficial. A pasado el tiempo, esta actitud de niño malcriado se ha ido desvaneciendo poco a poco, sin embargo, habrá que esperar hasta el 20 de enero a convertise en el 45° presidente de Estados Unidos, sólo así sabremos  si cumplirá con sus amenazas y malos trucos.