Las cuatro hipótesis para el futuro del peso mexicano, frente al poderoso dólar. Los mismos economistas se consideran incapaces de predecir qué le sucederá exactamente al tipo de cambio y sobre todo dar fechas exactas. Sin embargo, el entorno mundial y los líderes de opinión así como los altos directivos en materia económica mundial, y algunos datos nacionales pueden suponer los peores escenarios para nuestra moneda nacional. Por eso en El Mexiqueño  te presentamos las cuatro hipótesis para el futuro del peso mexicano.

Exportaciones, importaciones, empresarios, remesas, bienes, servicios, y una cadena interminable de afectaciones llegan a todos los ciudadanos, sin importar que muchos consideren que esta depreciación no tiene efecto directo en la población de a pie.

EFECTO TRUMP: “Donald Trump sube en las encuestas mientras el peso mexicano cae. En caso que Trump gane, el peso mexicano será la moneda más afectada”, explicó Christian Lawrence, estratega de Rabobank en Nueva York, en entrevista al diario mexicano El Financiero.

El segundo debate entre Hillary Clinton y Donald Trump supuso un repunte para el peso mexicano, lo que ya es una señal de que cuando peor le va al candidato Republicano en su campaña, mejor le va a la moneda mexicana en su relación con el dólar americano.

En comparación con el primer debate que ganó también Clinton, el tipo de cambio se apreció momentáneamente para tan sólo unas horas después regresar a su nivel previo.

Las amenazas de construir un muro fronterizo pagado por México, así como las renegociaciones o cancelaciones del Tratado de Libre Comercio TLC, han provocado que el peso no repunte.  ¿El tipo de cambio llegará a los 21 pesos? Sí.

Lo que Trump podría generar es que esto sea más rápido.

El peso depende del republicano y la demócrata

El peso depende del republicano y la demócrata

 

EL GOBIERNO TOMANDO ACCIONES: El Banco de México incrementó la tasa de referencia en 50 puntos base, el resultado tardó en llegar, pues hace un año esta medida ayudó a nuestra moneda temporalmente.

Lo anterior es de suma importancia para la demanda de ahorros del exterior, lo que en términos internacionales ha implicado que el peso mexicano sea la décima divisa más líquida en el mundo, con un comercio en dólares diarios de 20,000 millones haya caído en una situación de precaución.

Jim Yong Kim, presidente del BM señaló que el tipo de cambio ha subido y bajado debido al ambiente de incertidumbre generado por las elecciones presidenciales en Estados Unidos más que por factores internos de la economía mexicana. Dijo también que las reformas de Enrique Peña Nieto son valiosas y que los beneficios apenas comienzan. Tendremos que esperar a que estas mejoras logren sanar la débil estructura de las finanzas públicas y el ineficiente sistema tributario.

 

GIF/Peña Nieto y el peso mexicano.

GIF/Peña Nieto y el peso mexicano.

PETRÓLEO: A mediados del 2014 el barril de petróleo cotizaba por encima de los 100 dólares, a partir de ese momento ha pasado la barrera mínima de los 40 y aunque somos un importador neto de este energético, nuestras finanzas siguen dependiendo en gran parte de su cotización.

El 30 de noviembre será cuando se implemente la decisión de recortar la producción de barriles a los 14 miembros de la OPEP, esto con el fin de bajar la oferta actual y poder elevar los precios, medida que podría ayudar al peso mexicano ya que sería después de las elecciones en Estados Unidos, mismas que ahora son el indicador de nuestra moneda, cuando generalmente es el crudo.

Se producirán entre 200 y 700 mil barriles menos por día, logrando sanar una enfermedad de sobre oferta que duró dos años.

 

El petróleo es un factor clave para el peso mexicano.

El petróleo es un factor clave para el peso mexicano.

Una recuperación mundial del petróleo podría encumbrar el tipo de cambio, lo cual sólo es una buena noticia en medio de la incertidumbre, ya que México ha comenzado a buscar diversificación de ingresos y no depender en un grado tan importante de la extracción de este recurso.

GANA HILLARY: Si Clinton se convierte en la nueva ocupante del despacho oval, los pronósticos señalan que el tipo de cambio podría regresar a los 18 pesos por dólar. La tranquilidad global de los mercados y la sensación de estabilidad y continuidad que ha implementado Barack Obama y Clinton traería mejores niveles a México.

En caso contrario, es decir si ganará Trump, los niveles actuales que serán una meta en el piso a la que nunca retornaremos.

 

Hillary Clinton y el peso mexicano

Hillary Clinton y el peso mexicano