¿Sabes que son los premios Darwin? No, no es un premio formal como tal. Se le denomina a así a las personas que mueren en circunstancias causadas por ellos mismos, esas muertes (cada una de ellas más insensatas que las anteriores) son muy singulares en cuanto a circunstancias obvias. Vamos a ver a los premios Darwin más brutales de la historia reciente.

caricatura-darwin-1

1.- Humanos 0 – Cerdos 2

En el año 2001, tres individuos intentaron matar a un cerdo para un festejo. Se les ocurrió la fantástica idea de crear una herramienta para electrocutar al animal. Lo malo es que electricidad y estupidez no son buena pareja. El verdugo erró en acertarle el golpe al cerdo debido a que este se movió, algo fatal para su amigo que estaba sosteniendo al animal ya que le pegó a él. El resultado fue electrizante: un muerto por electrocución, otro por infarto al ver como fallecía el primero y el tercero quedó herido al intentar auxiliar al electrocutado. El cerdo salió ileso.

2.- Servicio a domicilio

Si hay un lugar que siempre es peligroso es el zoológico, sobre todo cuando son zonas en donde uno puede entrar en automóvil para experimentar de forma más cercana el contacto con los animales. Pero ¿qué pasa cuando se te ocurre abrir la puerta y dar una vuelta… en la zona de los tigres? 

tigre

Eso fue lo que hicieron dos turistas alemanes cuando ingresaron a un safari en Alicante, España en 1999. No sabemos qué se les metió por la cabeza pues había muchos letreros que indicaban que la zona era peligrosa (sí en alemán también) y que por ningún motivo debían bajar las ventanas ni salir del auto. Ese día, los tigres cenaron a gusto. A uno lo encontraron sin cabeza y al otro destripado.

3.-100% de efectividad

No hay nada en la vida como ser efectivo, eso es fundamental para aprovechar el tiempo.  En la vida hay que hacer rápido y bien las cosas. Algo así entendió un pescador en Kiev, Ucrania, quien no quería perder tiempo pescando a la “clásica” con redes y sedales, además era el aniversario luctuoso de su suegra y quería festejar.

El pescador prefirió meter un cable de alta tensión que conectó a la barca y dar una lección de rápido y furioso a los peces del lago. Todo fue un éxito porque de inmediato salieron a flote los pescados. Con mucho entusiasmo metió la mano al agua sin haber quitado el cable o apagado el motor que daba corriente. Puro Darwin básico.

4.- El juego de la ruleta: Darwin al fondo del cañón

Hay juegos que son para valientes (o estúpidos) como la ruleta rusa, donde se carga una pistola con cierta cantidad de balas y los jugadores la apuntan a su propia cabeza o se la colocan en la boca y jalan del gatillo. Es un juego donde si uno gana sale caminando, si uno pierde, pues ya te lo imaginas.
ruleta-rusa

Pero en Texas, en el año 2000, adquirió un sentido más estúpido de lo que ya suena cuando un adolescente y sus amigos decidieron jugar a la ruleta rusa con una pistola calibre 45 semiautomática. Como es sabido, las pistolas semiautomáticas cargan la bala en la cámara siempre a diferencia de los revolver que disponen de un cartucho circular que se mueve al disparar. Digamos que el juego sólo duró un turno.

5.- Fuego Amigo

La caza es un deporte peligroso, peligroso en serio. Uno puede salir herido víctima de una caída, un ataque de la fauna, intoxicación por plantas u hongos. Pero ¿qué tal si un animal nos mata de un disparo?

Sí, así es. Este cazador falleció porque su perro le disparó, por supuesto que el perro no planeaba nada, ni siquiera sabía que estaba haciendo. Pero cuando el cazador intentó tomarle una foto a su perro mientras hacía que este sostuviera la escopeta . El perro (de por sí inquieto) apretó por accidente del gatillo. Los perdigones destrozaron la pierna del cazador causando una muerte horrible ¿Quien dice que el perro es el mejor amigo del hombre?

Que sea propósito de año nuevo no ser el Premio Darwin.