Celaya, entre donaciones y apoyos económicos, gobernantes religiosos  preponderan su catolicismo

 

En cargos públicos, individuos que sin ser conscientes de su realidad, enaltecen el sentido religioso, cegándose de las complicaciones en las que

viven por vanagloriar a un ser supremo.

En la Constitución de 1857, México se proclamó como un Estado laico. Hoy 2017, estando a 160 años de dicha separación, está es la realidad de la relación Estado-Iglesia.

El 12 de Junio del 2015, La Diócesis de Celaya Guanajuato convocó a un concurso nacional para recibir propuestas de diseños arquitectónicos para el desarrollo del proyecto “Mi Nueva Catedral Celaya”, en la cual el principal objetivo era la obtención de ideas para desarrollar una edificación que contuviera alto nivel simbólico y constara de características arquitectónicas las cuales involucraran que este nuevo proyecto se convirtiera en un hito tanto para la ciudad como para la Diócesis. Tras la publicación de la convocatoria se inscribieron 40 despachos arquitectónicos de todo el país, de los 40 concursantes, el ganador sería elegido por un jurado, conformado por las siguientes personalidades:

  1. José Benjamín Castillo Plasencia, Obispo de la Diócesis de Celaya.
  2. Carlos Sandoval Rangel, Presidente ejecutivo del proyecto “Mi nueva Catedral”.
  3. Fernando Manríquez, representante de Arte Sacro de la Diócesis de Celaya.
  4. Fray Gabriel Chávez de la Mora, experto en Diseño de Templos.
  5. Arq. Augusto Quijano, Arquitecto de reconocimiento nacional.
  6. Arq. Carlos Rodríguez Bernal, Arquitecto de reconocimiento nacional.
  7. Arq. Bernardo Gómez Pimienta, Arquitecto de reconocimiento nacional.
  8. Arq. Roberto Rojas Aguilar, Presidente del Consejo Técnico “Mi Nueva Catedral”.
  9. Arq. Antonio Fuentes Malacatt, Director de Desarrollo Urbano de Celaya.

La idea era que tras recibir las propuestas, el cinco de septiembre de ese mismo año se diera a conocer el despacho ganador, y por ende encargado del proyecto de construcción, pero el anuncio del ganador se retrasó, esto debido a que se seleccionaron cinco de los mejores diseños, de estos cinco el jurado les hizo ver algunos puntos que debían de ser modificados, o en los que necesitaban agregar aspectos específicos. Fue hasta el seis de octubre, cuando se dio a conocer que el despacho de arquitectos Gaeta-Springall, firma liderada por Julio Gaeta y Luby Springall eran los ganadores del proyecto Mi Nueva Catedral Celaya.

Este despacho superó a sus contrincantes con una propuesta arquitectónica que destaca por ser una figura triangular, simbolizando la trinidad y dos manos hacia el cielo.

Otro punto destacado se basa en el posicionamiento de la construcción del edificio, que será de oriente a poniente, esto con la idea de aprovechar la luz del sol para que entre en el orificio de uno de los muros, el cual tiene forma de cruz, proyectando una cruz de luz al interior de la catedral. Con respecto a detalles de la construcción, la catedral tendrá un aforo aproximado para dos mil personas, una capilla anexa en la que se practicará la misa diaria, una capilla penitencial en la que se realizarán confesionarios y otra capilla en donde se ubicará el santísimo sacramento. Aunado a la catedral, el proyecto contiene un edificio que contará con ocho departamentos para sacerdotes, oficinas de consultoría, consultorios médicos, legales, psicológicos, de atención familiar y una biblioteca. A parte del edificio y catedral, se contará con capillas funerarias que brindarán un servicio de criptas. Respecto a los alrededores, se dispondrá de áreas verdes y un estacionamiento con capacidad para 200 automóviles.

El terreno donde se llevará a cabo la construcción de la catedral consta de 16,200 metros cuadrados, además de estar en una zona conurbada y céntrica del municipio, pues a sus alrededores se encuentran centros comerciales, las dos secciones del parque deportivo y recreativo Xochipilli, el auditorio Francisco Eduardo Tresguerras, además de varios hoteles y escuelas.

“Se convierte en un ícono del turismo religioso que para nuestro estado es muy importante, pues durante el 2014 y 2015 se rehabilitaron 22 templos con una inversión de 121 millones de pesos, ya que gran parte del turismo, se debe a la religión” menciona el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez en la celebración de colocación de la primera piedra de la Nueva Catedral de Celaya, que se llevó a cabo el 20 de enero del 2016.

Al evento de colocación de la primera piedra, asistieron varias personalidades, entre las que destacaron se encuentra el presidente municipal, Ramón Lemus Muñoz Ledo, como se mencionó previamente, el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez, además de autoridades eclesiásticas como Benjamín Castillo Plascencia, obispo encargado de la diócesis de Celaya y el nuncio apostólico, Christophe Pierre.

¿Por qué en el evento de colocación de la primera piedra, se muestran autoridades locales y estatales en conjunto con autoridades eclesiásticas? ¿Primeras pistas de una relación entre ambos en el proyecto de catedral?

En el artículo 130 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, se estipulan las bases fundamentales para ejercer una separación entre Iglesia y Estado, volviendo de México un Estado laico, independiente del catolicismo o cualquier agrupación religiosa.

Conociendo que el terreno donde se llevará a cabo la construcción de la catedral, cuenta con una extensión territorial de 16, 200 metros cuadrados, además de ser un terreno ubicado en un lugar de alta plusvalía, donde aproximadamente el metro cuadrado se vende en cinco mil pesos, información proporcionada por el Perito valuador y arquitecto Monroy, quien cuenta con una amplia experiencia laboral en el municipio. Se puede hacer un estimado del costo del terreno, realizando la operación matemática, brindando un costo de 81 millones de pesos.

¿Cómo es que la Iglesia tiene la capacidad de pagar un terreno 81 millones de pesos?

Sorpresivamente las ironías de la vida nos demuestran que la Iglesia no necesita forzosamente  tener la capacidad económica para obtener el terreno, ya que existen otro tipo de formas para adquirirlo, como lo son las donaciones, ya que en México, el artículo 130 se acata de una manera muy particular y un poco distinta; para ejemplificar, solamente hay que ir al Periódico Oficial del estado de Guanajuato, exactamente al diario fechado el 17 julio de 201Imagen relacionada5, en la página dos, apartado 68, donde se puede encontrar la siguiente información: ACUERDO Municipal, mediante el cual, se desafecta una fracción de un bien inmueble de dominio público propiedad Municipal y se dona a favor de la Diócesis de Celaya, A.R., inmueble ubicado en Avenida el Sauz sin número (atrás del Museo Interactivo Imagínate la Bola), entre los Fraccionamientos del Parque y Zona de Oro del Bajío del Municipio de Celaya, Gto.

La donación de este terreno se llevó a cabo en la administración del expresidente municipal, Ismael Pérez Ordaz, quien tras preguntarle vía telefónica sobre ceder un bien inmueble y la separación de la Iglesia y Estado en la actualidad, contestó lo siguiente ““Soy consciente que existe una separación entre Iglesia y Estado, pero esto va más por el lado de separar a la iglesia de cargos de gobierno, no de dejar de apoyar una institución que trabaja para tener una mejor sociedad, además de que el turismo cultural es uno de los ingresos del municipio y se ve favorecido con este tipo de proyectos”.

Sin dar una justificación clara sobre la donación del terreno, Ismael Pérez comenta lo siguiente “Más allá de los problemas históricos que han existido en la relación Iglesia-Estado, México es un pueblo guadalupano y si de alguna forma está en nuestras manos apoyar de a la iglesia, debemos de hacerlo”.

Después de darse a conocer públicamente la donación del terreno por parte del gobierno municipal, existía la disyuntiva de saber si también se apoyaría con la construcción de la catedral, la cual tiene un costo aproximado de 150 millones de pesos.

En un cuestionamiento de medios locales, sobre apoyos económico de parte del gobierno municipal, Ramón Lemus, alcalde de la ciudad contestó “Como parte importante de nuestra ciudad y de nuestra región y obviamente en esta idea de que la propia catedral sería un símbolo para los celayenses y un símbolo no solamente espiritual si no también cultural, los recursos no lo hemos tocado ni siquiera está puesto en la mesa, pero no se descarta que lleguen a existir apoyos”.

Hechos a los que en entrevista realizada con Daniel Huerta Ibáñez, Párroco de la actual Catedral desde hace 9 años y Vicario General de la Diócesis de Celaya, quien a nombre del obispo de Celaya, comenta “¿cómo es posible que existen proyectos donde gobernación destinas 20 o 30 millones? Mientras que a la iglesia se le deja a un lado, y no se le apoya ni con un quinto, como si la iglesia fuera un enemigo, al contrario formamos parte de la sociedad y estamos trabajando para el bien de esta”. Por otra parte, explica que un factor determinante para que el gobierno municipal o estatal no realice aportaciones económicas a la catedral, es que actualmente el partido que gobierna Guanajuato y Celaya es el PAN, mientras que el gobierno federal, le pertenece al PRI, lo que puede llegar a crear conflictos, por lo que prefieren evitarse problemas.

El párroco también comenta que aunque los 150 millones parezcan una tarea muy complicada de realizar, existen varios empresarios que forman parte de la alcaldía municipal y al no poder ayudar como municipio, hacen aportaciones económicas por medio de sus propias empresas, pues estas cuentan con la ventaja de realizar la donación y que sean deducible de impuestos, esto a causa de que la iglesia cuenta con una asociación civil que permite estas facilidades a los empresarios.

Sin querer mencionar nombres, el párroco explicó que recibieron un automóvil y una  casa con un valor aproximado de dos millones y medios de pesos, de los cuales comenzará la rifa en los próximos meses para de ahí obtener dinero para la catedral, también cuenta que se realizan diferentes tipos de eventos de acopio y se acumula el cinco por ciento de las ganancias de los templos ligados a la diócesis de Celaya. “El precio que se tenía establecido para llevar a cabo la catedral, se tenía pensado que fuera 150 millones de pesos, pero ese estimado fue hace dos años, creo que el costo será mayor, por lo que nos mantenemos recabando dinero con distintas actividades, porque aunque parece una tarea muy complicada, de la mano de personas con buena voluntad y dios nuestro señor, lo lograremos, sin importar que el gobierno quiera participar o no.”

Más allá del descontento que exhibe el párroco y obispo de la diócesis de Celaya con el gobierno municipal por la falta de apoyos económicos, estas palabras de enojo evidencian algo, pues tan acostumbrada esta la Diócesis celayense a recibir apoyos por parte del gobierno, que en el momento en que estos se le niegan, les genera descontento, esto a causa de ser tratados de una manera privilegiada, ya que en la actualidad, la supuesta separación Iglesia-Estado y el artículo 130, parecen no importarle al gobierno, esto justificado con la donación del terreno, para realizar la nueva catedral y tomando en cuenta, que no es el único terreno cedido a la Diócesis en años recientes, porque en el 2015, mediante el Periódico Oficial del Estado de Guanajuato, se tienen registradas las siguientes donaciones:

  • Fecha 14 de Agosto 2015. ACUERDO, mediante el cual, se desafecta un bien inmueble de dominio público propiedad Municipal y se dona a favor de la Diócesis de Celaya A.R., inmueble ubicado en las calles Misericordia sin número y Aguascalientes en el Fraccionamiento Misión de la Esperanza, del Municipio de Celaya, Gto. Sin ubicar.

 

  • Fecha 14 de Agosto 2015. ACUERDO Municipal, mediante el cual, se desafecta un bien inmueble del dominio público propiedad Municipal y se dona a favor de la Diocesis de Celaya, A.R., inmueble ubicado en calle Carruaje esquina con calle Barlina sin número en el Fraccionamiento Calesa, del Municipio de Celaya, Gto. Actualmente existe una pequeña construcción, pero carece de avances.

 

  • Fecha 18 de Agosto 2015. ACUERDO, mediante el cual, se desafecta una fracción de un bien inmueble de dominio público propiedad Municipal y se dona a favor de la Diócesis de Celaya, A.R., inmueble ubicado entre Avenida Bríllate y calle Mina de San Bernabé sin número en la Colonia San Juanico, del Municipio de Celaya, Gto. Donde actualmente está ubicada la parroquia de San Pedro y San Pablo.

 

  • Fecha 18 de Agosto 2015. ACUERDO Municipal, mediante el cual, se desafecta un bien inmueble de dominio público propiedad Municipal y se dona a favor de la Diócesis de Celaya, A.R., inmueble ubicado en la Tercera Sección del Fraccionamiento Los Olivos, del Municipio de Celaya, Gto. Actualmente se mantiene como terreno baldío y no hay construcciones aún.

Todas estas construcciones fueron donadas en el 2015, mientras que en los años 2016 y 2017, ya no existieron donaciones por parte del gobierno, es posible que por tantas donaciones, ya se quedaron sin terrenos que regalar, o más bien, la diócesis de Celaya enfocándose en el proyecto de catedral, se mantiene ocupada en  solventar la  construcción, dejando de lado la implementación de nuevas construcciones pequeñas.

En la actualidad se genera el debate de que en verdad haya una separación entre Iglesia y Estado, pero en realidad. ¿Es posible que exista esta separación?

Basado en información proporcionada por el Vaticano. En México existen aproximadamente 110 millones 900 mil católicos, cifra que representa ser el segundo país con más católicos en el mundo. Cantidades que involucran todo tipo de clases sociales, desde las más bajas, hasta las más altas, ubicando en las más altas a las personalidades políticas.

Enfocándonos en políticos, podemos encontrar desde gobernadores municipales de pequeñas entidades, cuyo partido político es el PAN, como es el caso de Ismael Pérez Ordaz, quien menciona que México es un pueblo guadalupano y que a causa de ello se debe de apoyar a la iglesia. Hasta el personaje político quién es el máximo representante de izquierda en México, Andrés Manuel López Obrador, presidente del partido político Morena, nombre que asemeja el apodo de cariño con el que se conoce a la virgen de Guadalupe, “morenita”. Además de que el nombre de dicho partido político, haga alusión a un personaje católico. En una entrevista con el periodista Jorge Ramos. Andrés Manuel, menciona que su hijo, llamado Jesús Ernesto López, es nombrado Jesús, a causa de Jesús de Nazaret y Ernesto, por Ernesto Guevara.

En ese mismo México, pero en una realidad muy distinta. Se encuentra un monaguillo, quien siempre viste sus botas tejanas color caqui, que podrán estar algo desgastadas por el tiempo, pero siempre perfectamente bien lustradas, pantalón de mezclilla negro, camisa blanca y su icónica chamarra negra con un bordado de la virgen de Guadalupe en la parte trasera, la cual, porta como uno de sus mayores tesoros. Este monaguillo, que sería mejor distinguido como un verdadero personaje, es conocido como Tito, quien ayuda a la iglesia como acolito los fines de semana y lleva prácticamente una vida con esta rutina, pues él mismo cuenta que tiene yendo a la iglesia conocida como el Santuario de la virgen de Guadalupe, más de 30 años.

“Es algo que me enseño mi madrecita, que en paz descanse. Hay que ser agradecidos con dios nuestro señor y con la virgen de Guadalupe, porque ellos nos dedican las 24 horas del día, nosotros como mínimo dedicarles unas cuantas horas ayudando en la iglesia, no nos cuesta nada”. Tito también cuenta, que le cuesta trabajo, pues económicamente su situación no es la mejor, ya que tiene dos hijas y a su esposa, pero que a pesar de esto, intenta nunca fallar con el diezmo.

Es evidente que en México no existe una separación entre la Iglesia y el Estado, así como pasa con muchos otros, no se aplica el artículo 130 de la Constitución, pero ¿no es a cazo entendible que suceda esto?

Como mencionaba previamente, México es el segundo lugar con más católicos en el mundo, entre los que abarca a dirigentes de cargos públicos, quienes laboran tomando en cuenta su postura religiosa, y aunado a esto, cuando se realizan donaciones o aportaciones a la Iglesia por parte del Estado, la ciudadanía al pertenecer a la misma religión, está de acuerdo con estas decisiones.

Lo que hace pensar que se peca de inocencia e ingenuidad al buscar que se ejerza esta división entre Iglesia y Estado en México, porque nos enfrentamos ante un país que no está dispuesto a que esto se lleve a cabo y que exista un cambio en esta relación. Pero aunque suene trillado, algo de razón tiene Eduardo Galeano, que menciona “mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar al mundo”. Porque si bien, es entendible la relación actual entre gobierno e Iglesia, no es justificable y al no serlo hay que exigir explicaciones, mediante hacer público cuando se generan acuerdos entre estas. Porque están infringiendo en actos fuera de la ley, lo que provocará que a más de uno, que bien pueden ser pertenecientes a la religión católica, se den cuenta en que conforme a la constitución, la forma en que operan, no es la  estipulada.