Existen 13 basureros en la Ciudad de México, muy pocos para las 12,893 toneladas de basura que se generan diariamente en la Ciudad. El problema de la basura ha aumentado en los últimos años y ha generado que la contaminación en la CDMX sea mayor y este problema aunado con la gran cantidad de autos que circulan diariamente en la ciudad ha hecho que la contingencia ambiental sea cada vez más común en la Ciudad de México.

Basureros piden separación de basura
Basureros de la Ciudad de México piden que la basura sea separa, lo cual pocas personas hacen

Está claro que los 13 basureros en la Ciudad de México no pueden albergar toda la basura que produce la Ciudad diariamente, por lo que se han tenido que buscar alternativas para mandar los desechos sanitarios a otros estados y así la contaminación en la CDMX no se tanta.

 

Buscando soluciones para la Ciudad de México se ha tenido que afectar a otras zonas del país, tal es el caso que sucedió del 17 al 21 de marzo de 2016, en el municipio de Cuautla, Morelos. Cuando al lugar llegaron alrededor de mil quinientas toneladas de basura las cuales fueron transportadas de la ciudad de México. Además de que esta cantidad de desperdicios generaba un muy mal olor en los alrededores del lugar, también generó un caos vial debido a que eran muchos camiones los que durante esos días llegaban a uno de los basureros de Cuautla el de  “La Perseverancia” y se unían a los desperdicios de Cuautla.

El basurero “La Perseverancia” se encuentra en la colonia Hermenegildo Galeana, ya en el lugar entrevistamos a Diana Cantú, vecina del lugar y nos describe esos días como los peores de su vida, ya que el olor era insoportable, a tal grado que hacía vomitar a los pobladores de esta colonia, además de que el tránsito en la zona era caótico debido a la gran cantidad de camiones que llegaban de la Ciudad de México para desechar la basura. “Era un olor insoportable, en esos días era común ver a personas vomitando en la calle, lo cual hacía reaccionar a otras personas de la misma forma, uno veía como vomitaba su vecino y luego con el olor pues más te hacía vomitar”. “Era muy frustrante tener que usar el coche, uno tenía que salir a hacer sus actividades diarias, pero al regresar a mis hijos de la escuela esos días nos quedábamos parados en el transito hasta 30 minutos en un trayecto que es de 5, y si a eso le sumas los treinta tantos grados de calor que hacía en esos días, más quedarte parado atrás de los camiones que traían la peste, daban ganas de desmayarse en esos momentos, pero más ganas daban de desaparecer” relata Diana Cantú.

 

A pesar de que los vecinos se movilizaron para que durante esos días la basura de la capital mexicana dejara de llegar a ‘La perseverancia’ esto fue imposible y durante 4 días los desechos de este lugar llegaban al basurero. Alrededor de mil 500 toneladas diarias fueron las que recibió ‘La perseverancia’.

El relleno sanitario la Perseverancia comenzó a operar en el año 2000 bajo el esquema de un tiradero controlado a cargo del municipio. En 2004 se le otorga la concesión  a la empresa Domo S.A. de C.V. e implementa las primeras modificaciones para convertir el tiradero en un depósito sanitario. En 2007, se determinó que se estaba incumpliendo con varias de las normas de protección ambiental pues sus procesos eran irregulares, por lo que se notificó al municipio, quien 4 años después, concesionó a la compañía actual -Operadora de Ferrocarril y Manejo de Rellenos S.A. de C.V- quien a partir de entonces continuó con las obras para la apertura de 2 celdas más.

En 2015, la firma suspendió el servicio de recepción de residuos al municipio de Cuautla por un adeudo de 8 millones de pesos durante la semana que duró la suspensión.

En marzo de 2016, recibió además de las 850 toneladas diarias, 1,500 provenientes de la Ciudad de México. El transporte de estos residuos al depósito de Cuautla, generó un nuevo descontento en la población, quienes, sufriendo el mal olor y el embotellamiento de las principales líneas de acceso a la ciudad, se manifestaron, en conjunto con organizaciones de la sociedad civil para pedir una auditoría del lugar, para demostrar la correlación entre la contaminación ambiental en Cuautla y el mal manejo de los residuos.

Camiones de basura afuera del basurero "La Perseverancia"
Los basureros de la CDMX no podía recibir la basura del lugar  y así lucía el basurero de Cuautla                       Foto: Cuartoscuro

 

En la actualidad el basurero ‘La Perseverancia’, cumple las siguientes funciones:

En primer lugar el relleno sanitario es operado por la empresa privada Ferrocarriles y Manejo de Rellenos A.C. desde marzo del 2011, cumpliendo con las siguientes funciones:

  1. Recepción de residuos de particulares y del municipio: El servicio de limpia es ofrecido por el municipio a través de camiones oficiales que no alcanzan a cubrir el total del territorio de Cuautla, por lo que también camiones particulares prestan el servicio en colonias más alejadas. El relleno no cuenta con ningún camión colector, sino que únicamente recibe los residuos. Además de Cuautla, recibe a su vez la basura de los municipios de Jonacatepec, Ciudad Ayala, Cuernavaca, Tepoztlán, Temoac, Tlayacapan y Jantetelco, sumando un total de 850 toneladas de residuos diarios, en promedio.
  2. Separeción selectiva: El relleno no cuenta en sus procesos con una fase de separación más allá de la que realizan los pepenadores. El relleno permite la entrada de al menos 50 pepenadores a quienes no paga una nómina, pero compra los residuos que separan, entre los que destacan PET, cartón, vidrio y aluminio,
  3. Disposición final: el relleno cuenta con 4 celdas de almacenamiento y una quinta en construccion en las que se almacenan las 850 toneladas darias generadas en la región oriente de Morelos. Una vez depositados, los residuos se compactan con maquinaria pesada y posteriormente son cubiertos con tierra para su descomposición.
  4. Generación de energía: El relleno cuenta además con una planta generadora de energía eléctrica a partir del biogás generado por la acumulación de residuos. Tiene capacidad de generar 1 megawatt, que equivale a reducir 182 millones de metros cúbicos de gases de efecto invernadero.
  5. Laguna de lixiviados: los lixiviados generados por la descomposición de los residuos son colectados a través de canales internos dentro de las celdas y son almacenados en 5 lagunas de lixividos con un capacidad de 5,000 litros.

El basurero “La Perseverancia” estuvo recibiendo alrededor de quinientas toneladas de basura capitalina del 17 al 21 de marzo de 2016 porque los basureros de la Ciudad de México no podían recibir los desechos sanitarios por las siguientes razones:

 

En ese tiempo la gran mayoría de la basura de la Ciudad de México era trasladada hacía el Estado de Toluca, pero a partir del aumento de la contaminación en el estado mexiquense hubo diferencias  entre el gobierno del Estado de México y el de la Ciudad de México respecto al manejo de los residuos de la segunda, durante el mes de marzo de 2016 entra en contingencia ambiental la capital del país y entonces se acordó que se cerraría el paso a la basura de la Ciudad de México a los sitios de disposición final ubicados en Estado de México. La medida restrictiva, que no contempló una alternativa, generó una emergencia que fue resuelta de forma temporal al trasladar un porcentaje de los residuos generados por la Ciudad de México al basurero “La Perseverancia”.

Graco Ramírez cuando llegó a la gubernatura del Estado de Morelos, firmó un acuerdo en la Comisión Ambiental de la Megalópolis. Morelos al ser parte de esta comisión no se podía negar a no recibir la basura de la capital.