Donald Trump no existiría sin su porra digital. Se llama Alt-Right o derecha alternativa, conformada por una extraña agrupación de racistas, xenófobos y gente enojada por mil y un motivos.

La Alt-Right logró posicionar a Trump como el futuro presidente de Estados Unidos de Américapero si lo piensas mejor fue en gran parte, gracias a las redes sociales y sitios como Breitbart News que más adelante explicaremos a detalle.

En las redes sociales se encuentra su principal campo de batalla, sus miembros son aficionados a las bromas, al ciberacoso y al uso de mensajes de provocación y ofensa para incitar a sus adversarios. Se trata de los simpatizantes del movimiento de derecha alternativa, en inglés “Alt-Right”, cuya presencia en la campaña presidencia de Estados Unidos está cobrando relevancia. BBC Mundo; definición de Alt-Right. 

Simpatizantes de Trump en plena campaña electoral.

Simpatizantes de Trump en plena campaña electoral.

 

Muchos hemos pensado que Donald Trump es un cerdo capitalista, aquel empresario que evade todas las reglas de la ley, vamos, ese tipo de persona despreciable que nadie quiere como amigo. Sin embargo, ha sacado provecho de esas “malas cosas” y ha encontrado en grupos de ideologías extremistas a sus mejores aliados.

Alt-Right: una historia americana.

Toda esta corriente surgió como un conjunto de personas extremistas que utilizan los mundos profundos de Internet. Ellos realizan una clase de extraño  periodismo, que incluye memes y teorías conspiratorias – sí aquellas que en cualquier momento  pueden acabar con tu vida- y sobre todo un intenso e impulsivo rechazo a todo tipo de sistema político que no respete su libertad de insubordinarse. No respetan ninguna línea partidista, para que quede claro van contra todo aquello que sea correcto.

“El supremacismo es solo una parte de la Alt-Right. Su característica más importante es que agrupan a movimientos que tienen un trasfondo racista,  pero que no se consideran a sí mismos como tales”, director del Hate Monitor Center de la California State University, Brian Levin. Univisión Noticias

Estos sitios son manejados por jóvenes que tienen blogs y una amplia presencia casi en todas las redes sociales del momento. El sitio Breitbart News es el mejor ejemplo, pues ha tomado como líder a Trump; el candidato republicano cumple con todas las características ya que su discurso en contra de los migrantes mexicanos, las malas políticas del gobierno de Barack Obama y sobre todo su manera de decir las cosas sin filtro, ha provocado que una gran parte de estadounidenses concuerden con alguien que no es el típico político americano.

The BreitBart

La Alt-Right es la herencia del supremacismo blanco, pero como este sector no quiere que los señalen como neonazis o racistas, ellos prefieren mantener un perfil bajo y escudarse en estos sitios mediáticos. Según el Southern Poverty Law Center (SPLC), la principal organización que estudia a los grupos de odio en Estados Unidos, Breitbart News se ha convertido en el brazo mediático de este movimiento.

Imagen del sitio oficial de Breitbart, portavoz oficioso de Alt-Right

Sitio oficial de Breitbart portavoz oficioso de la Alt-Right estadounidense. / Imagen: captura de pantalla

Lo preocupante es que si pensamos en Breitbart como medidor de este movimiento, las cifras arrojan que 2016 ha sido su mejor periodo. El sitio es uno de las 1,000 más populares de internet y uno de los 200 más populares de Estados Unidos, según el medidor de audiencias Alexa.

El creador del sitio Stephen Bannon, ha declarado en un sin fin de ocasiones “estar orgulloso de situar a Breitbart a la derecha de Fox News”, pues la considera una cadena de televisión “globalista y no particularmente nacionalista”.

alt-right-la-porra-digital-de-donald-trump

Los requisitos para pertenecer a la Alt-Right

Los pasos para ser uno de ellos.

Los pasos para ser uno de ellos.

  1. Ser americano de nacimiento.
  2. Ser güero sin excepciones.
  3. Pertenecer a todas las redes sociales del momento.
  4. Que te diviertan los memes.
  5. Y lo más importante ser violento, pero no aceptarlo.