El aborto se ha convertido en un tema de gran controversia social. Existen muchas personas que se postulan en contra de este acto, tachándolo de inmoral y carente de conciencia.

No obstante miles de mujeres afirman que son libres de decidir que hacer con su propio cuerpo y el momento exacto en el que desean concebir un hijo.

 

aborto
Cortesía La Opinión

La carga moral que para muchas personas supone el aborto es consecuencia de los estereotipos culturalmente aceptados para definir la feminidad, así como de la valoración de la maternidad.

En México existen miles de clínicas legales para la interrupción del embarazo, las cuales sólo tienen permitido realizar el proceso antes de las 12 semanas de gestación y generalmente cuentan con dos métodos:

Uno por medio de legrado, donde se le hace una aspiración a la paciente y otro con una pastilla abortiva que contrae el útero y provoca la expulsión del embrión.

De acuerdo con el Instituto Guttmacher, en todo México se realizan aproximadamente 1 millón de abortos al año y según nuestras propias estimaciones (según sobre las cifras de Guttmacher).

En la CDMX y área conurbada la cifra correspondiente a abortos en estas entidades sería de 273 mil 459 anual.

aborto
Cortesía Geocities

EL ABORTO Y MARIE STOPES

Marie Stopes es una de las clínicas mundiales para practicar este método con más fama y publicidad, ya que aseguran tener años de experiencia y culminan sus comerciales con frases célebres como “sexo cuando lo quiero y embarazo cuando lo decido”.

Aludiendo así a la idea de que abortar no es algo de moral sino de determinación.

Tal es el caso de Anaid Solano, una joven de 20 años que decidió acudir a Marie Stopes desesperada ya que no contaba con el apoyo de nadie y no tenía los recursos suficientes para mantener un bebé.

Muchas mujeres viven situaciones de gran conflicto emocional cuando se enfrentan a un embarazo no deseado, propiciadas por los patrones culturales que limitan sus posibilidades para tomar decisiones autónomas en torno a la sexualidad y la reproducción.

 

“Cuando fui a Marie Stopes me encontraba realmente desesperada, no me veía en condiciones de tener un hijo, tenía 9 semanas de embarazo, ahí me juraron que por el tiempo de gestación que el método más eficaz para mí era por medio de la pastilla abortiva, tenía un costo de 2000 pesos y era sólo de una toma,  me hicieron firmar un papel donde informaban que no se hacían responsables de lo que podía pasar después” dice Anaid con la voz entrecortada.

Ninguna de las clínicas para la interrupción del embarazo se hace responsable de la salud, ni repercusiones que pueda tener posteriormente la mujer que se somete al procedimiento, si bien es cierto la paciente realiza el aborto por convicción propia.

Marie Stopes cobra una cantidad razonable de dinero y al final jamás se preocupan ni se responsabilizan de lo que ocurra posteriormente al aborto.

Lo que nunca le mencionaron a Anaid Solano es que al tomar la pastilla iba a tener efectos secundarios tales como vómito, diarrea, cansancio, pérdida de peso y una depresión que hasta la fecha la sigue dañando física y emocionalmente.

Cortesía La mente es maravillosa

Es importante señalar, que la interrupción de un embarazo no deseado es una experiencia que las mujeres asumen de acuerdo con sus condiciones individuales y con el entorno social en el que viven.

Las mujeres interrumpen sus embarazos por razones muy diversas, y no todas tienen secuelas emocionales y sentimientos de culpa después de un aborto.

Muchas se sienten aliviadas y agradecidas cuando reciben una atención integral, segura y respetuosa por parte de médicos(as) que practican abortos apoyándose en una postura ética centrada en el respeto a la autonomía de las mujeres.

EL TRAUMA POST ABORTO

El psicólogo German Romero afirma que después de una interrupción del embarazo, muchas veces queda la sensación post aborto que incluye una serie de emociones y sentimientos tales como culpa, tristeza, ira e incluso ganas del suicidio.

“Es importante que después de una pérdida de este tipo, la mujer busque ayuda profesional para superar y continuar con su vida de manera sana” concluye el especialista.

La experiencia traumática del aborto genera secuelas que sobrepasan los mecanismos de defensa normales de una persona. Un conflicto creado por la oposición del rol materno y el papel que desempeña en la decisión o aceptación de la realización del aborto, cuando este es provocado.

 

El aborto destruye el vínculo, dejando en las mujeres una sensación de vacío, que les falta “algo”. En el síndrome post aborto existe una negación de la pena y el luto; sin embargo, todas las personas tienen derecho a reconocerlos y expresarlos ante la muerte de un ser querido.

No obstante el post aborto no es un tema que se aborde en las clínicas para la suspensión del embarazo, la mayoría de féminas que realizan este procedimiento se encuentran solas, sin apoyo ni nadie que las dirija.

El único propósito de estos lugares es obtener el dinero que pactan, sin importar dañar la integridad física y psicológica.

MEDICA CENTER FEM

Otra clínica muy popular en la interrupción del embarazo, es Médica Center Fem, los precios son bastante parecidos a los de Marie Stopes e igual cuentan con los dos métodos que se mencionaron al principio, según el tiempo de gestación.

Al llamar a Médica Center Fem, una doctora comenzó hablarme de manera amable para persuadirme a asistir, a lo largo de la conversación tenía frases tales como:

“No te va a doler nada, simplemente se hace una aspiración”, “aún no está formado” y “no te preocupes, todas hemos pasado por algo así”.

Este tipo de frases son dichas para que la mujer sienta cierta empatía y pueda paliar el miedo con el que evidentemente se enfrenta antes de realizar este método.

Vanessa Gómez asistió a Médica Center Fem para realizar la aspiración del embrión que tenía 12 semanas de gestación, por el tiempo le dijeron que esta era la mejor opción ya que con pastillas podía correr otro tipo de riesgos, como la malformación del bebé al momento de nacer, es decir que no fuera expulsado por completo.

Antes de someterse al proceso, se hace un ultrasonido, no obstante para evitar el arrepentimiento de la paciente no dejan mirar a través de la pantalla, los únicos que observan la formación del embrión son los doctores, posteriormente comienza el método con aspiración.

“Al momento de la cirugía no sentí nada porque te anestesian todo el cuerpo, después comencé a sentirme muy mal, tenía cólicos constantes que no se me quitaban con nada, pasaron dos semanas y seguía con malestar y sangrando diario. Al momento de ir con mi ginecólogo personal me dijo que se trataba de un aborto mal hecho, ya que tenia residuos aún y por ende una infección muy fuerte” declara Vanessa.

Así como este caso, existen muchos otros donde las secuelas son infecciones por la falta de higiene o experiencia por parte de los médicos asignados.

PASTILLAS ABORTIVAS

Otra paciente de 21 años,  procedente de Medica Center Fem aseguró que a ella le dieron la toma de “cytotec” para la interrupción de su embarazo, sin embargo dice que los efectos secundarios que obtuvo después de ingerirla fueron brutales.

“Horas después de tomarme la pastilla comencé a vomitar al mismo tiempo que hacía del baño, era una sensación horrible, no lo podía controlar, jamás me había enterado de que estas pastillas provocaran este efecto” finaliza la señorita Alejandra López.

Médica Center Fem fue una de las clínicas donde existen diversas denuncias de mujeres, donde informaban que algunas de las píldoras distribuidas en estas clínicas eran de dudosa procedencia y que llegaban a provocar este tipo de efectos.

María Luisa Tovar, directora de relaciones públicas del laboratorio Intelligence Pharmaceutical (que se encarga de distribuir este tipo de sustancias), indicó que en sus expedientes tiene detectadas al menos ocho clínicas privadas que aplican medicamento pirata, por lo que alistan una denuncia formal, entre estas clínicas se encuentran:

La Fundación Kwan Gin Tlalpan, Profem, Naiset, Medica Center Fem, Clínica Fem, Cisár y Yashué. A pesar de que esta nota salió hace mas de tres años, aún no se hace una denuncia formal del hecho y miles de mujeres se siguen arriesgando a consumir “píldoras piratas” y poner en riesgo su salud.

El doctor especialista en ginecología, Omar Echeverría indica que es muy peligroso el consumo de sustancias como mifepristona o misoprostol si no existe una supervisión posterior a la dosis, ya que en ocasiones se necesita vigilar el sangrado, si es excesivo se puede convertir en hemorragia, de igual forma, es necesario observar si no existen contracciones que pongan en riesgo el útero.

Cortesía Infoaborto

“La verdad es que este tipo de clínicas sólo otorgan a las jóvenes el medicamento, pero no se hacen responsables de lo que pueda pasar después, ni mucho menos existe una inspección para cuidar el bienestar ni la salud” recalcó el Doctor Echeverría.

El doctor Echevarría finalizó indicando que si en este tipo de clínicas que son privadas y se supone que deben tener un mejor control de la situación ocurren este tipo de cosas, evidentemente en clínicas clandestinas donde los precios oscilan entre los quinientos y mil pesos, existe una mayor probabilidad de contraer alguna infección ya que la falta de higiene y los protocolos de sanidad son mucho más altos.

“Evidentemente no todas las mujeres tienen los recursos necesarios para pagar un aborto de más de 2mil pesos, que es lo que cuestan en clínicas privadas, mucho menos si no cuentan con el apoyo familiar necesario, así que acuden a lugares ilegales o gratuitos” dice el médico.

EL ABORTO Y EL RIESGO DE MUERTE

World Health Organization informó en 1997 que el riesgo de morir o de sufrir secuelas físicas por un aborto es significativamente mayor entre las mujeres pobres y con dificultades para tener acceso a servicios de emergencia (Maine, 1997). La tercera parte de las mujeres que abortan en condiciones inseguras sufren complicaciones serias, pero menos de la mitad reciben atención médica oportuna.

En América Latina y El Caribe se realizan cada año alrededor de 4 millones de abortos inseguros y mueren 5 mil mujeres; se estima que en la región alrededor de la mitad de las muertes maternas se asocia al aborto inseguro.

 

Cortesía La voz de los barrios