¿Crees que le gustas? Puede ser un amigo, un compañero de clase o el niño nuevo en tu clase de guitarra. La verdad es que sea quien sea, la situación es incómoda. Si no sabes qué hacer ni cómo tratarlo, ya sea para no lastimarlo o para que entienda que no te gusta, con estos consejos podrás hacer que no se siga ilusionando.

Es increíble gustarle a quien te gusta, pero cuando no es así, es bastante extraño. Para la mayoría de las niñas que han pasado por esto, fue una situación que no planearon ni mucho menos buscaron. ¿Ya te diste cuenta que le gustas o peor, ya te lo dijo? Tranquila. Estos tips pueden ayudarte a salir de este enredo.

Si es tu amigo. Cuando un amigo nuestro tiene sentimientos por nosotras, es algo delicado. Ya sea que lleven años de conocerse o que lo acabes de conocer, si lo consideras tu amigo, es porque te importa. Aquí la honestidad es básica, por más doloroso que parezca, es importante ser directa y hacerle saber cómo te sientes. A lo mejor al principio él puede distanciarse, pero con el tiempo podrán volver a ser amigos. Es mejor demostrarle que no te gusta a fingir no darte cuenta, por miedo a perderlo. En el fondo lo agradecerá, créemelo.

Si es un compañero de clase. Puede ser que no tengan una relación muy cercana, pero que se lleven bien. O puede que realmente nunca le hayas hablado y te parezca extraño que le gustes, pero así pasa y es fundamental que recuerdes que no es su culpa sentir eso. Siéntete halagada porque a pesar de no conocerte bien, él pudo ver lo genial que eres.

 

Así que dejarle saber que no te gusta, puede ser de una manera sutil, ya que realmente no hay una amistad de por medio. Tal vez evitar contacto visual o hablar sólo de temas relacionados a la escuela, lo haga entender que no tiene tu interés en ese aspecto.

Si es alguien a quien ves muy poco. Como lo mencionamos al principio, puede ser que va en alguna clase que tomas una vez a la semana, el hijo de unos amigos de tus papás o el amigo de tu hermano al que ves cada tres meses. Está de más decir que realmente no tienes nada de qué preocuparte. En serio, puedes sentirte libre de toda culpa, ya que el contacto con él es casi nulo. En caso de que te haya invitado a salir o algo por el estilo, simplemente puedes decir que no, y contestar sus mensajes no es algo obligatorio. Así que no te sientas comprometida a quedar bien, con alguien con quien no te nace hacerlo. Él tendrá que aceptarlo eventualmente.